sábado, 18 de agosto de 2018

Los sencillos pasos que tienes que dar para seguir informado con Poderio Militar en Facebook

Para continuar conectado a la información que diariamente publica https://poderiomilitar-jesus.blogspot.com/ en Facebook tan sólo sigue estos pasos:

1. Accede a la página en Facebook de https://poderiomilitar/ en Facebook tan sólo sigue estos pasos:
Tan sólo entra en Facebook y para localizar la página teclea «Poderio Militar» desde tu ordenador, tablet o móvil en la caja de búsqueda, junto a la lupa.


2. Pincha en el menú «siguiendo» y selecciona «Ver primero»
Al entrar en el perfil indicado como «Poderio Militar» localiza el menú desplegable de la opción «siguiendo», que se ubica junto al botón de «Me Gusta». Cuando hagas click en ese botón se mostrarán varias opciones. La que más nos interesa es la de «Ver primero». Al seleccionarla nos ayudará a seguir disfrutando de las noticias de Poderio Militar sin desconectar de la actualidad por el nuevo formato de Facebook.

Desde un ordenador:

Desde un móvil:

miércoles, 15 de agosto de 2018

La Armada de EE.UU. necesita misiles antibuques para combatir a Rusia o China.




En 2016, la Armada de Estados Unidos sólo tenía un tipo de misil antibuque lanzado desde una superficie: el Harpoon de Boeing, una munición que entró por primera vez en la flota en la década 1970. Dos años más tarde, la Marina había añadido no menos de cinco tipos adicionales de ASM a la flota, y además, también había actualizado el Harpoon. La rápida expansión del arsenal de hundimiento de barcos de la flota estadounidense apuntaba a la escalada de las amenazas marítimas de Rusia y China. En el presupuesto del Departamento de Defensa de Estados Unidos para el año fiscal 2018-2019 “continúa el trabajo del departamento para maximizar tantas líneas de producción de municiones como sea posible, especialmente las específicas para la lucha de alto nivel”, según un resumen del Senado estadounidense.

Como parte del presupuesto, la Marina estaba pidiendo al Congreso 27 millones de dólares para actualizar sus Harpoons a la nueva  versión del Bloque II + , que añade un GPS y un enlace de datos que permite a los misiles cambiar de blanco en pleno vuelo. Al mismo tiempo, la Armada estaba comprando su segundo lote de nuevos  misiles antibuque  de largo alcance de Lockheed Martin, añadiendo 35 de las nuevas municiones al lote inicial de 25 que compró en 2017. La Armada también había adelantado dinero a Raytheon para que comenzara a modificar los viejos misiles Tomahawk de ataque terrestre para misiones antibuque, parte de una cuenta de 78 millones de dólares para el año fiscal. Raytheon estaba bajo contrato para proporcionar los primeros 32 Tomahawks de ataque marítimo en 2020. Al mismo tiempo, la Marina acababa de recurrir a Raytheon y la empresa noruega Kongsberg para construir, en virtud de un contrato inicial de 15 millones de dólares, su  misil Naval Strike para los Buques de Combate Litoral de la Marina y futuras fragatas.

Lanzamiento de un misil antibuque estadounidense Harpoon (archivo)
Misil Harpoon
 
Finalmente, la Armada estaba pagando a Raytheon para que modificara los misiles tierra-aire SM-2 y SM-6 en servicio para el papel antibuque, como parte de la inversión de 490 millones de dólares del servicio en el programa de Misiles Estándar para el año fiscal – una suma que también pagó por 125 nuevos misiles. La explosión de nuevos esfuerzos con misiles representó un giro notable para la flota estadounidense. A principios de 2016, Robert Work, entonces subsecretario de defensa de EE.UU., advirtió sobre “una Rusia resurgente y una China en ascenso” en alta mar. El secretario de Defensa Ashton Carter, jefe de Work, expuso el argumento. “Nos enfrentamos a competidores que nos desafían en mar abierto”, dijo Carter, “y necesitamos equilibrar la inversión en esas capacidades, capacidades avanzadas, de una manera que no hemos tenido que hacer durante bastante tiempo”. Durante la Guerra Fría, la Marina poseía lo que en ese momento eran dos de los mejores misiles antibuque del mundo: el Harpoon y un misil antibuque Tomahawk de primera generación.

Misil Tomahawk

Con estas dos armas, la Armada de Estados Unidos estaba preparada para enfrentarse a los buques de guerra soviéticos si la Guerra Fría se hubiera calentado alguna vez. Pero después del colapso de la Unión Soviética en 1991, la flota estadounidense cambió su atención a tierra. Lanzaron misiles y ataques aéreos sobre Iraq, Serbia, Afganistán, Irak de nuevo, Libia y Siria, entre otros. “Estados Unidos ha estado descuidando sus capacidades anti-barco desde al menos principios de la década de 1990”, dijo en 2016 Eric Wertheim, analista naval independiente y autor de Combat Fleets of the World (Flotas de Combate del Mundo). Confiado en que el combate en el mar era historia, la Marina desmanteló todos sus misiles anti-buque Tomahawk y eliminó los Harpoons en muchos barcos. El resultado fue una enorme brecha en el poder naval estadounidense. Los barcos estadounidenses eran expertos en atacar objetivos en tierra, pero en alta mar eran prácticamente impotentes. Cuando la armada china comenzó a reconstruirse a principios de la década de 2000 y, unos años más tarde, Rusia comenzó a restaurar su propia flota abandonada, ambos países explotaron la brecha estadounidense.

Misil YJ-18

Moscú y Pekín equiparon sus barcos con una amplia gama de misiles antibuque de gran capacidad con mayor alcance y poder destructivo que los que posee el viejo Harpoon. Un Harpoon puede golpear un barco a una distancia máxima de alrededor de 100 millas. El misil Klub de Rusia, por el contrario, puede viajar hasta 400 millas. El YJ-18 de China es más o menos equivalente al Klub e incluso podría ser una copia ilícita de la munición rusa. El desequilibrio de la guerra de superficie persistió durante años. Luego, en 2011, el presidente Barack Obama anunció que su administración “giraría” hacia el Pacífico y dedicaría más recursos militares, diplomáticos y económicos a la región como contrapeso a China. En 2014, las tropas rusas invadieron Ucrania, un anuncio de facto del regreso de Rusia al estado de gran potencia. La Armada se dio cuenta de que ya no podía asumir que nunca más tendría que hacer una guerra en el mar. También se dio cuenta de que carecía del armamento para hacerlo.

Misil SM-6
 
Trabajando bajo el radar durante varios años, ingenieros militares y sus homólogos civiles de la industria de defensa idearon una amplia gama de nuevas armas antibuque. El presupuesto del Pentágono para 2017 pagó la primera producción significativa del LRASM, así como las modificaciones antibuque para Tomahawks y SM-6s. Un Tomahawk puede viajar hasta 900 millas. Un LRASM 200 millas. El SM-2 y el SM-6 en modo superficie-aire pueden alcanzar 90 y 150 millas, respectivamente. El misil de ataque naval coincide aproximadamente con el alcance de 100 millas del Harpoon. En 2016, los buques de guerra de la Marina fueron superados en armamento por los buques rusos y chinos. En 2018, la flota estadounidense estaba a punto de invertir esa dinámica. Cuando un número significativo de nuevos misiles antibuque llegue a la flota de primera línea en los próximos años, la Armada de Estados Unidos podría volver a su estado de Guerra Fría como la principal fuerza de guerra de superficie del mundo. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook                  

Rusia quiere un bombardero sigiloso pero la falta de personal capacitado hace difícil construir un avión tan complejo.


Rusia se está preparando para el eventual inicio de diseño y producción del bombardero furtivo PAK-DA, aunque el avión dada su complejidad, no estará listo en los próximos años. Uno de los muchos desafíos que deben superar los rusos es la escasez de personal capacitado y experimentado para construir una aeronave tan compleja. “La empresa está trabajando en el diseño y organización de un futuro complejo de aviación de largo alcance”, dijo Nikolai Savitskih, director general de la Planta de Aviación de Kazan (KAZ) al servicio de noticias TASS. “KAZ será el fabricante principal y asegurará la carga de producción para la próxima década”. En este momento, Tupolev está trabajando bajo un contrato para desarrollar y construir un prototipo para el nuevo bombardero. Sin embargo, la fábrica de Kazan, que también construirá el Tupolev Tu-160M2 Blackjack, necesitará más trabajadores capacitados. “Una de las cuestiones problemáticas para la empresa es la escasez de especialistas calificados, como mecánicos, ingenieros, diseñadores, trabajadores, etc.”, dijo Savitskih. 

“En 2017, elaboramos y preparamos un amplio programa de objetivos para la capacitación y retención del personal el marco de los programas del complejo de aviación de largo alcance (PAK-DA), hasta la cantidad de más de 2.600 millones de rublos para 2025. Hasta la fecha, este programa ha sido aprobado por el gobierno de la Federación Rusa”. Michael Kofman, especialista en asuntos militares rusos del Centro de Análisis Naval, dijo que el programa PAK-DA es más o menos un programa de investigación y desarrollo en este momento. La clave del éxito del programa depende de la capacidad de Rusia para desarrollar un sistema de propulsión adecuado para el nuevo bombardero y su capacidad para construir las superficies sigilosas necesarias para esa máquina. Si Rusia puede encontrar el dinero para llevar a cabo el programa de desarrollo, entonces habrá una posibilidad real de comenzar la producción del PAK-DA a finales de la próxima década. Sin embargo, analistas occidentales creen que no está claro que Rusia necesite realmente el PAK-DA. El bombardero estratégico Tu-160M2, que debería entrar en producción en los próximos años, combinado con el nuevo misil sigiloso de crucero de largo alcance, proporcionaría al Kremlin una excelente capacidad de ataque a un coste mucho menor. 

“Es una respuesta a una pregunta que realmente no se está haciendo”, dijo Kofman. “Es más fácil hacer un misil sigiloso que un bombardero furtivo. Así que, con un misil de largo alcance, ¿para qué necesitas un nuevo bombardero?“. Rusia tiene una gran cantidad de misiles de crucero sigilosos de largo alcance en su inventario y varios más en desarrollo. En opinión de Kofman, sería más prudente que el Kremlin gastara su dinero en mejorar su Tupolev Tu-95 y en desarrollar motores más eficientes para el Tu-160 mientras financia programas de misiles de crucero que en malgastar dinero en un PAK-DA. “Básicamente, tiene más sentido gastar dinero para que las flotas Tu-95 y Tu-160 estén preparadas para una mayor disponibilidad operativa”, añadió Kofman. “La actualización del Tu-160M2 para mejorar la eficiencia del combustible también tendrá un impacto notable. Así que, en mi opinión, ya tienen el misil, ahora necesitan conseguir los motores mejorados”. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook                  

Cómo asegurarse de que Taiwán está a salvo de China: nuevos F-35 y F-16.


Al tomar estas medidas, el presidente Trump y el Congreso pueden corregir el olvido de las administraciones anteriores de este elemento vital en las defensas de Taiwán y devolver el Estrecho de Taiwán a una base más estable. Si el NSS y el NDAA no deben verse como simples trozos de papel, las palabras deben respaldarse con pasos concretos y efectivos. Hacer que los nuevos F-16 y F-35 sean una parte integral de las defensas de Taiwán es un buen lugar para comenzar. Por primera vez, una Estrategia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSS) menciona explícitamente a Taiwán. El NSS incluye un compromiso de "mantener nuestros fuertes lazos con Taiwán de acuerdo con nuestra política de 'Una China', incluidos nuestros compromisos en virtud de la Ley de Relaciones de Taiwán para satisfacer las legítimas necesidades de defensa de Taiwan y disuadir la coacción". 

El lenguaje de NSS en Taiwán es paralelo al mayor interés del Congreso en fortalecer los lazos con Taipei. El verano pasado, los senadores Tom Cotton y Corey Gardner presentaron la Ley de Seguridad de Taiwán. Aunque ese proyecto de ley no se convirtió en ley, sus ideas sobre intercambios bilaterales, capacitación y visitas al puerto se incorporaron finalmente a la Ley de Autorización de Defensa Nacional, que el presidente Trump firmó a fines de 2017. Estos desarrollos se derivan de la apreciación de que la independencia de facto de la isla es un elemento clave en la seguridad estadounidense y aliada en el este de Asia. La ubicación de Taiwán la convierte en una barricada o un posible camino chino hacia el Pacífico más amplio y es de especial relevancia para la defensa de Japón y Filipinas, aliados estadounidenses que están ubicados directamente al norte y al sur de la isla. Además, Taiwán juega un papel subutilizado en la competencia de ideas entre los Estados Unidos y China. 

Taiwán es un recordatorio constante de que una población étnicamente china puede ser liberal, democrática y exitosa. La isla se ha vuelto aún más irritante para Beijing desde que Tsai Ing-wen fue elegido presidente de Taiwán en 2016 y se ha negado a admitir que Taiwán es parte de "Una China". Desde entonces, China ha estado aumentando la presión sobre la isla. , adoptando políticas diseñadas para tensar la economía de Taiwan, aislarla aún más internacionalmente y alterar su seguridad. A principios de este mes, China inauguró unilateralmente cuatro nuevas rutas aéreas comerciales sobre el Estrecho de Taiwán, que los planificadores de seguridad de Taiwán temen que el ejército de China utilice con fines no comerciales. En las semanas transcurridas desde entonces, el único portaaviones de China ha navegado dos veces a través del Estrecho de Taiwán, bordeando la línea media cuando lo hizo. Estos desarrollos siguieron a los talones de un informe del Ministerio de defensa de Taiwán en diciembre de que los aviones militares chinos habían circunnavegado la isla quince veces respecto al año anterior. La opinión de Pekín es que puede hacer lo que le plazca en el Estrecho de Taiwán y alrededor de Taiwán, ya que no reconoce a Taiwán como una entidad soberana. 

Por supuesto, las fuerzas armadas de Taiwán rastrean todas estas actividades chinas y sus aviones se pelean por encontrarse en el aire con sus contrapartes del continente. Pero el ritmo acelerado de las actividades del EPL está aumentando la presión sobre la fuerza aérea de Taiwan en un momento en que muchos de sus aviones son demasiado viejos para volar con seguridad y, en ausencia de aviones nuevos y piezas difíciles de encontrar, los combatientes disponibles llevan puestos. salir más rápido Dada la importancia de Taiwan para los requisitos de defensa de los EE. UU. En el este de Asia, sus problemas son los problemas de Estados Unidos. Y no hay un problema mayor que la creciente ventaja de China en el importantísimo dominio aéreo. ¿Qué hacer? Para comenzar, la administración de Trump debería revertir la decisión del equipo de Obama de no vender nuevos F-16C / D a Taiwán y, en cambio, mejorar la flota taiwanesa de F-16A / Bs, un proceso que requiere que los combatientes necesitados estén fuera de servicio. Periodos extendidos. Si bien las actualizaciones son útiles y necesarias, proporcionar nuevos F-16C / D-combatientes que Lockheed Martin podría producir en relativamente poco tiempo, sería de una utilidad más inmediata. 

Taiwán necesita no solo aviones avanzados, sino también un aumento en los números. Pero abordar de verdad el desequilibrio actual en el aire sobre el estrecho y los cielos de Taiwan requiere un salto cualitativo en el pensamiento de Washington sobre qué poner a disposición de Taiwan. Y no hay ningún activo en ese sentido como potencialmente ventajoso como el F-35B. Su sigilo hace que sea mucho más resistente cuando se enfrenta a un gran número de aviones enemigos y modernas defensas aéreas. Y su avanzado sistema de guerra electrónica tiene la capacidad de localizar y atascar radares enemigos y sistemas de sensores, dando a otros aviones, como los F-16 de Taiwán, una mejor oportunidad de luchar y sobrevivir. Además, el F-35B con su corto despegue y capacidad de aterrizaje vertical reduce la necesidad de grandes requisitos de base, una capacidad esencial cuando se enfrenta a un enemigo con un arsenal de cruceros precisos y misiles balísticos. A Taiwán le tomaría algún tiempo adquirir los F-35B, incluso si se los incluye en la lista de adquisiciones mañana, una razón más que suficiente para tomar esa decisión más temprano que tarde. 

Pero, mientras tanto, el Cuerpo de Marines de los EE. UU. Debería comenzar a realizar ejercicios aéreos en la vecindad de Taiwan con los F-35B para incluir vuelos y aterrizajes en la isla. Estos ejercicios no solo validarían la utilidad del avión en la defensa de Taiwán, sino que enviarían una señal necesaria tanto a Beijing como a las capitales aliadas sobre el compromiso de Washington con la seguridad de la isla. Más concretamente, el envío de F-35 a Taiwán afectaría la confianza de la fuerza aérea china en que podría dominar el espacio aéreo sobre el Estrecho y sobre la propia isla. Al tomar estas medidas, el presidente Trump y el Congreso pueden corregir el olvido de las administraciones anteriores de este elemento vital en las defensas de Taiwán y devolver el Estrecho de Taiwán a una base más estable. Si el NSS y el NDAA no deben verse como simples trozos de papel, las palabras deben respaldarse con pasos concretos y efectivos. Hacer que los nuevos F-16 y F-35 sean una parte integral de las defensas de Taiwán es un buen lugar para comenzar. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook