sábado, 11 de agosto de 2018

Los infantes de marina de los Estados Unidos aumentan las formas de detectar y matar las amenazas aéreas.



Pero el gasto se ha limitado a dos sistemas por año hasta 2016, cuando se elevó a tres cada año. Pero eso más que duplica a seis sistemas en el presupuesto del próximo año. Para 2020, son ocho, 2021, siete y 2022 seis. El sistema eventualmente reemplazará la defensa aérea TPS-63; TPS-73 control de tráfico aéreo; MPQ-62 defensa aérea de corto alcance; adquisición de objetivos de contratrama TPQ-46 y sistemas de radar de seguimiento de objetivos UPS-3. Los 225 millones de dólares en el presupuesto del próximo año fiscal son más del doble de lo que gastaba el servicio hace cinco años y seguirán aumentando a medida que se planean comprar más G/ATOR hasta por lo menos 2022, según los documentos presupuestarios. Solo eso reduce la huella de defensa aérea del equipamiento dentro del MAGTF, alimentándose de la mayor movilidad que busca el servicio. Y el dinero también fluye no solo para detectar la panoplia de amenazas en el aire, sino también para encontrar formas de derribarlas desde plataformas ágiles y móviles.


Los Marines también han continuado financiando y actualizando al GBAD, un sistema combinado de detección y ataque utilizado por las unidades de bomberos dentro de los batallones de defensa aérea de baja altitud que apoyan la misión de defensa aérea de la Fuerza de Tarea Marine Air Ground. Los fondos se han duplicado en el mismo período, de aproximadamente 7.5 millones de dólares a más de 18 millones en este año. Esa financiación, ha incluido la modificación del misil Stinger para mantenerlo funcionando más allá de su vida útil, en un programa conocido como el Programa de Extensión de Vida del Servicio. 

Todo para mantener la capacidad en funcionamiento mientras se envía la siguiente versión de GBAD. Algunos de los cuales han sido enviados a teatros de combate, proporcionando a los marines una manera de sentarse cómodamente protegidos en un M-ATV marino, un vehículo todo terreno resistente a las emboscadas, o incluso dividir el equipo entre dos MRZR, uno más pequeño -persona de duna con forma de buggy como vehículo todoterreno. La versión avanzada actualmente desplegada tiene la detección y la capacidad de ataque Stinger. Pero la verdadera recompensa llegará para el año 2022, cuando se espera que un láser integre el nuevo GBAD. Esto permitirá a los infantes de marina, derribar drones o interrumpir otras amenazas aéreas, ya sea con un láser o con un misil. Lo cual es algo más efectivo que escanear el cielo con binoculares. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook                

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL APARTADO DE COMENTARIOS DE ESTE BLOG ESTÁ MODERADO. SI EL COMENTARIO CONTIENE INSULTOS HACIA UNA NACIÓN, PERSONA ETC... SERÁ BORRADO AL INSTANTE PARA UNA MEJOR CONVIVENCIA EN EL MISMO, UN SALUDO Y GRACIAS POR COMENTAR.