sábado, 11 de agosto de 2018

Auguran la aparición de 'tanques sigilosos' que cambiarán las guerras.

La combinación de diferentes desarrollos tecnológicos permitirá que los tanques del futuro sean más difíciles de detectar y eso podría tener implicaciones estratégicas, según analistas del portal especializado estadounidense Defense One.

A medida que se confirmen estos avances, las prestaciones potenciales de futuristas carros de combate podrían introducir sus implicaciones operacionales y político-estratégicas y estas prestaciones requieren un serio análisis. Esos 'tanques sigilosos' no serían invisibles, sino que reducirían su sección transversal visible para dificultar su detección y obtener una ventaja táctica significativa.

El mayor problema: el calor
Para lograr su objetivo, estos vehículos deberán enmascarar sus cualidades observables clave —el calor y el ruido— para ofrecer una radiación infrarroja inferior. La característica más preocupante es la primera, ya que la mayoría de los sistemas de puntería usan sensores de calor. 

En este sentido, la investigación reciente sobre hojas de grafeno empapadas de iones ofrece "una posibilidad emocionante", indica Defence One. Ese material delgado y simple puede reducir bruscamente la radiación infrarroja de los blindados e, incluso, igualarlos con la temperatura ambiente si se emplean de manera activa. Casi todos los ejércitos modernos emplean sensores de infrarrojos y muchos misiles antitanque, como el estadounidense FGM-148 Javelin, están guiados con esa tecnología. Por este motivo, enmascarar esa radiación dificultaría en gran medida la detección de un tanque.

Posible reducción del ruido
Los avances en los automóviles eléctricos también tendrán repercusión en el sigilo de los carros de combate. De hecho, un equipo de contratistas de defensa que incluye a las compañías SAIC y Lockheed Martin desarrolla el primer prototipo de tanque eléctrico de Estados Unidos.
Esté previsto que dos vehículos de demostración ya estén construidos para 2022. Asimismo, Washington ha expresado su interés en los vehículos militares que generan su propia electricidad.
 
Mantenerse enmascarado al disparar
Hoy en día los vehículos blindados mantienen su sigilo hasta que disparan su primer proyectil y revelan su posición, pero incluso aquí habría varias opciones para conservar esa ventaja.
A medio plazo, las redes y sensores avanzados se podrían combinar con la robótica emergente para que los 'tanques sigilosos' no tuvieran que abrir fuego: sus operadores dirigirían plataformas autónomas de manera remota para atacar al enemigo como artillería móvil. Eso sí, los conductores de tanques aún serían imprescindibles para realizar estas maniobras y evitar tanto la detección como el contraataque rival.

Posibles problemas técnicos
Algunas limitaciones para implementar estos desarrollos son la potencia eléctrica necesaria o el peso y la eficiencia de las baterías. En cualquier caso, es muy probable que la creciente adopción de vehículos eléctricos comerciales acelere estos avances.
Esa reducción de los requisitos de combustible tendría importantes implicaciones estratégicas y operativas, mientras que "la convergencia de avances tecnológicos interesantes por si solos, aunque no obviamente significativos, tiene el potencial de revolucionar uno de los aspectos más críticos de la guerra terrestre", concluye el artículo. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://actualidad.rt.com/

Puedes seguir las noticias a traves de mis cuentas oficiales de  Twitter y Facebook                

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL APARTADO DE COMENTARIOS DE ESTE BLOG ESTÁ MODERADO. SI EL COMENTARIO CONTIENE INSULTOS HACIA UNA NACIÓN, PERSONA ETC... SERÁ BORRADO AL INSTANTE PARA UNA MEJOR CONVIVENCIA EN EL MISMO, UN SALUDO Y GRACIAS POR COMENTAR.