domingo, 25 de junio de 2017

El ejército estadounidense necesita urgentemente un moderno sistema de control de defensa aérea.



Mientras Corea del Norte continúa probando sus misiles y demostrando su intransigencia en palabras y hechos, el Almirante Harry Harris quiere que el Ejército de los Estados Unidos intensifique su papel en operaciones conjuntas. 

“Me gustaría ver las fuerzas terrestres del Ejército hundir un barco, derribar un misil y derribar el avión que disparó ese misil, casi simultáneamente, en un entorno complejo donde nuestras fuerzas conjuntas y combinadas están operando en los dominios de cada uno”, dijo el jefe del Comando del Pacífico de Estados Unidos el otoño pasado, y de nuevo en mayo. Hay un programa del Ejército en los trabajos que ayudará a cumplir con la visión de Harris, pero está en sí mismo amenazado. Para satisfacer las demandas de PACOM, los equipos conjuntos y de coalición necesitan una combinación de sistemas interoperables y las tácticas, técnicas y procedimientos para utilizarlos plenamente. La experiencia de combate ha demostrado lo difícil que es el mando y el control en el espacio de batalla moderno. Durante la invasión de Irak en 2003, dos combatientes de la coalición fueron derribados (con tres miembros de la tripulación muertos), y un combatiente estadounidense destruyó un radar del Patriot del Ejército estadounidense con un misil anti-radiación.

Sirviendo como representante principal del comandante del componente aéreo al comandante de la tierra, vi de primera mano lo complejo que era una lucha, incluso contra un enemigo que mantenía su avión en el suelo y su defensa aérea relativamente limitada. El próximo adversario no es probable que sea tan complaciente. La guerra en Corea casi seguramente comenzaría con la iniciativa de Corea del Norte, empleando muchos de sus 5.000 más misiles tierra-aire, más de 600 aviones de combate, cohetes y misiles de superficie a superficie y artillería convencional. El espacio de batalla sería comprimido y más complicado. Toda la península coreana es la mitad del tamaño de Irak, y la metropolitana de Seúl es del tamaño de Chicago, con más de tres veces la población. La lucha se centraría sin duda alrededor de la capital de Corea del Sur y la frontera sólo hacia el norte, dibujando números extraordinarios de aviones tácticos, defensas aéreas y fuego de artillería. El grado de dificultad aumentaría significativamente debido a la necesidad operativa de proteger y, en algunos casos, de evacuar a un gran número de civiles.
¿Qué significa eso en español? Los sistemas de mando y control deben permitir a los comandantes ver a través de la niebla de guerra en la medida de lo posible, diferenciar entre aviones y armas amistosos y enemigos, y utilizar rápidamente cualquier sensor (radar, electrónico y otros) para identificar y habilitar los mejores tiradores para contrarrestar una amenaza. Al hacerlo, el sistema preservará municiones limitadas y protegerá a las fuerzas de la coalición contra el fuego amistoso. Estas capacidades tienen que ser confiables en ambientes ásperos – no apenas un desierto ardiente, polvoriento o un bosque tropical sofocante, o una selva urbana, sino también frente a ataques electrónicos y cibernéticos. Eso requiere una gran evolución en la forma en que los sensores y los tiradores trabajan juntos. Como piloto del F-15, usé el radar de mi avión para encontrar mi objetivo y luego guiar mis misiles hacia él. Ya no es suficiente. El objetivo de los modernos sistemas de C2 debe ser una estructura que permita a cualquier sensor señalar cualquier sistema de destino con el mejor arma disponible en cuestión de segundos. Ese tipo de sistema es lo que los comandantes necesitan para mantener una ventaja tecnológica y de toma de decisiones.

Hemos avanzado en la búsqueda y en la entrega de objetivos, pero la visión de Harris de sistemas integrados e interoperables se mantiene demasiado lejos. Un paso prometedor es la búsqueda por el Ejército de los EE. UU de una sólida capacidad de C2 bajo su iniciativa más amplia de Defensa Integrada de Aire y Misiles. Bautizado como Sistema Integrado de Comando de Batalla de Defensa de Misiles y Aéreos, o IBCS, es un sistema actualmente en prueba que pretende proporcionar a los combatientes una visión unificada y clara de la batalla. El mejoramiento del rastreo de aviones y misiles mejorará la capacidad de los comandantes combatientes y los defensores aéreos de controlar y controlar en entornos complejos. Un IBCS plenamente capaz es un requisito imprescindible para que el Ejército de los Estados Unidos pueda operar eficazmente en el escenario coreano y en otros lugares. Desafortunadamente, la complejidad de este sistema y los requerimientos adicionales del Ejército para que las capacidades del IBCS sean más sólidas han impulsado, según informes de los medios de comunicación, la capacidad operativa inicial hasta 2022. (Jesús.R.G.)


Sigue todas mis noticias a traves de mis paginas oficiales en Twitter y Facebook         

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL APARTADO DE COMENTARIOS DE ESTE BLOG ESTÁ MODERADO. SI EL COMENTARIO CONTIENE INSULTOS HACIA UNA NACIÓN, PERSONA ETC... SERÁ BORRADO AL INSTANTE PARA UNA MEJOR CONVIVENCIA EN EL MISMO, UN SALUDO Y GRACIAS POR COMENTAR.