viernes, 5 de mayo de 2017

El futuro de la Armada Rusa: Buques de guerra y armamento avanzado.


El periodo 2015-2016 fue marcado por un gran número de anuncios hechos por industriales rusos de la defensa y comandantes navales sobre armas marinas avanzadas. Mil.Today ha recopilado toda la información sobre cómo se vería la Marina rusa en el siglo XXI.
Submarinos

Lo que parece más factible es el proyecto de un submarino no nuclear con una central eléctrica anaeróbica que aumenta considerablemente el período de operación submarina. En Rusia, este motor independiente de aire está siendo desarrollado por la oficina de diseño de Rubin, que ya ha informado acerca de exitosas pruebas en bancos costeros. Los ensayos en mar se llevaron a cabo en 2016, y las obras de RD en un submarino capaz de permanecer bajo el agua durante un máximo de 3 semanas están programadas para 2017. El número total de submarinos avanzados clase Kalina se fijará en el Programa de Adquisiciones de Defensa 2025, no se ha adoptado todavía.

En el segmento de submarinos nucleares, no se esperan cambios serios en el futuro cercano. Hasta 2020, el astillero Sevmash, con sede en Severodvinsk, continuará la construcción de los submarinos de propulsión nuclear multiuso de la clase Yasen-M y los SSBN de la clase Borei-A. Con este telón de fondo, la Marina rusa acaba de comenzar a conformar las especificaciones de rendimiento de un submarino de quinta generación con potencia nuclear que recibirá el nombre de código Husky. Hay pocos datos conocidos sobre el nuevo submarino: será un submarino multi-tareas armado con misiles hipersónicos antibuque. Además, la flotilla de submarinos rusos de 5G puede tomar fuerza en un submarino antisubmarino. De acuerdo con la documentación abierta de la remodelación de las instalaciones de producción, se planea construir submarinos de quinta generación, al igual que las bombas nucleares actuales, en el astillero Sevmash. Los futuros submarinos se diseñarán con un amplio uso de materiales compuestos capaces de reducir las vibraciones y la firma de ruido. La construcción de los cascos compuestos está fuera de la charla hasta ahora; Los materiales compuestos reemplazarán el metal en las superficies exteriores, los timones, las aletas, los tornillos y otros elementos exteriores.

Hablando sobre el futuro de la flota submarina, se presta mucha atención a la reducción de la  tripulación. Los subs modernos tienen cerca de 100 hombres a bordo; En perspectiva, su número está previsto a ser reducido a 30-40 a través de la introducción de sistemas de control automatizado. El sistema Ocean-going multipropósito Status-6 es otra capacidad de la futura fuerza submarina rusa. La información sobre ese sistema se filtró después de la sesión informativa presidencial en noviembre de 2015. Un sumergible autopropulsado operando dentro de un radio de 10.000 kilómetros y sumergiendose hasta 1.000 metros sería una de las capacidades llamativas del sistema, estando diseñado para destruir la infraestructura costera de un oponente. Se supone que se monta en los submarinos nucleares Belgorod (Proyecto 09852) y Khabarovsk (Proyecto 09851). El primero, anteriormente un portador de misiles de crucero, está siendo reconstruido en un submarino de propósito especial, y el segundo está siendo construido desde cero. Ambos subs están en el astillero de Sevmash.
 
Buques de superficie
Según los funcionarios navales, las perspectivas de la flota de superficie de Rusia son menos ambiciosas, siendo destinadas principalmente a alcanzar la zona oceánica. El Proyecto 23560 de “destructores líderes” se convertirá en un ‘caballo de fuerza’ de ese proceso; Su estructura será incluida en el Programa de Compras de Defensa 2018-2025. Sólo los parámetros del modelo conceptual del buque diseñado por el Severnoye Design Bureau se filtraron a la prensa. Supuestamente, cada barco de esa clase transportaría más de 200 misiles de diferentes tipos y desplazaría 18.000 toneladas, lo cual es más del doble que el de los destructores soviéticos de la clase Sarych (Proyecto 956). Los barcos serán alimentados por reactores nucleares.

Modelo del destructor clase Líder (una variante)
El “corazón” nuclear de un destructor de la clase Leader debe ser unificado con un motor de otro desarrollo prospectivo ruso, es decir, un nuevo portaaviones con nombre en código Storm. Está previsto combinar dos escuelas de construcción, tanto soviética y occidental. Por ejemplo, el despegue de la aeronave será proporcionado por rampas de salto y catapultas electromagnéticas. Esto ayudaría a mantener el equilibrio entre la necesidad de asegurar la velocidad de despegue para aviones pesados como AWACS, y la velocidad de despegue rápida. Supuestamente, el portaaviones podría acomodar al menos 80 aviones y helicópteros. La nueva nave se botaria después de 2025 en Sevmash, el único astillero ruso capaz de construir embarcaciones de 300 metros de largo.

Modelo del portaaviones Storm (Proyecto 23000)

La tercera nave del futuro de la Armada rusa sería un portador de helicópteros. En los espectáculos de defensa del verano de 2015, expertos de la Oficina de Diseño de Nevskoye presentaron su modelo del buque de aterrizaje de la clase Priboy y científicos del Instituto de Investigación de la Construcción Naval de Krylov ubicados en el próximo pabellón demostraron un modelo de portador de helicópteros clase Lavina. Sin embargo, la respuesta de la Armada fue clara: estos barcos no se ordenarán antes de 2017.
Variante de exportación del buque de desembarco de usos múltiples Priboy

En el contexto de la construcción de buques de superficie, se debe hacer una mención especial a la declaración de Alexey Rakhmanov, director de la United Shipbuilding Corporation quien hablo sobre la introducción de sistemas de propulsión eléctrica en nuevas unidades marinas. Actualmente, tales sistemas se usan principalmente en buques auxiliares y rompehielos, pero en perspectiva deben ser usados en todos los barcos navales. Su principio de funcionamiento se basa en la rotación de un tornillo de la hélice por los motores eléctricos accionados por una planta de propulsión principal. Esto permite la disposición más libre del barco en términos de la disposición del motor, y aumenta considerablemente  su maniobrabilidad.
 
Armamento
Curiosamente, el proyecto más realista en el segmento de armas navales no es un arma ofensiva sino defensiva: el desarrollo anti-torpedos que ayudaría a los submarinos rusos a ganar ventaja en situaciones de duelo. Aunque hoy en día el sistema Paket-NK se desarrolla sólo como una versión portada en buques de superficie, el director del astillero Admiralteyskie Verfi anunció que los submarinos diesel que se están construyendo en el astillero también estarían equipados con sistemas antitorpedos.
 Lanzamiento sistema Paket (torpedo MPT-P)

El próximo punto en la lista de renovación del arsenal de la Armada debe ser una variante modernizada del Bulava SLBM, un proyecto del Instituto de Tecnología Térmica de Moscú. La necesidad de renovar las armas clave de los subs estratégicos se basa en “soluciones de diseño radicalmente nuevas surgidas para aumentar la eficacia del uso del arma”. Además, el nuevo Bulava será más barato. El sistema de misiles de crucero Caliber también sufrira mejoras. El mundo vio la capacidad de esos misiles durante la campaña de Rusia en Siria. De acuerdo con las recientes declaraciones de las autoridades navales rusas, tales misiles se montarán en el proyecto 971 de submarinos nucleares multiroles.

Otros misiles de crucero avanzados, denominados Zircon, no serán tan multifuncionales como los Calibr. Este sistema es para reemplazar a los misiles soviéticos Granit y se utilizará sólo para fines de guerra antibuque. La característica dominante de los misiles Zircon será su velocidad de vuelo hipersónica (5-6 Mach). Estos misiles deben ser llevados por los submarinos avanzados de la clase Husky de 5G, los destructores de la clase Leader y los cruceros nucleares mejorados de la clase Orlan (proyecto 1144). Aunque los ensayos de los misiles Zircon ya comenzaron en Rusia, no se han establecido plazos de puesta en servicio hasta ahora. Una de las declaraciones más frescas e intrigantes fue la de Viktor Bursuk, Comandante en Jefe de la Armada; habló sobre una tecnología que ayudaría a los submarinos a atacar objetos en el espacio. El Vicealmirante no reveló detalles, pero enfatizó que tal tecnología sería una de las principales prioridades en el desarrollo de armas navales. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL APARTADO DE COMENTARIOS DE ESTE BLOG ESTÁ MODERADO. SI EL COMENTARIO CONTIENE INSULTOS HACIA UNA NACIÓN, PERSONA ETC... SERÁ BORRADO AL INSTANTE PARA UNA MEJOR CONVIVENCIA EN EL MISMO, UN SALUDO Y GRACIAS POR COMENTAR.