lunes, 22 de mayo de 2017

Chile inicia el proceso de selección de una nueva clase de submarinos oceánicos.

Submarino Scorpène 2000 de DCNS

El Ministerio de Defensa Nacional dio luz verde a los estudios presentados por la Armada de Chile para iniciar el proceso de selección de una nueva clase de submarinos oceánicos de propulsión diésel-eléctrica que reemplazará a los submarinos SS-20 Thomson y SS-21 Simpson de la clase 209/1400L. De acuerdo a fuentes consultadas en Santiago por Infodefensa.com, la institución entregó en 2016 a la División de Evaluación de Proyectos de la Subsecretaría de Defensa para su análisis los requerimientos del proyecto y estimación de coste de compra de dos unidades siendo estos los antecedentes que se usarán para convocar a una licitación internacional.

La Marina pretende tener estos dos nuevos submarinos a mediados de la próxima década, puesto que el SS-20 Thomson y el SS-21 Simpson cumplirán 40 años de servicio en 2024 y finalizarán su vida útil estimada. Aunque no está claro en qué fecha se adjudicará el contrato, es probable que se resuelva este tema antes de que finalice esta década, considerando que la construcción y entrega de un submarino demora en promedio cinco años. En el proceso licitatorio es muy probable que participen el Scorpène 2000 de DCNS de Francia, el A26 de Saab Kockums de Suecia y el submarino clase 214 de Thyssen Krupp Marine Systems (TKMS) de Alemania, ya que son los astilleros más conocidos a nivel mundial que actualmente diseñan y construyen submarinos convencionales de propulsión diésel-eléctrica.

A-26 de Saab
El arribo de dos nuevos submarinos permitirá a la Armada de Chile renovar la mitad de su flota submarina que cuenta en su inventario desde el año 2005 con dos submarinos de la clase Scorpène, el SS-22 Carrera y el SS-23 O´Higgins. Estas unidades son las más modernas y avanzadas de Sudamérica y se caracterizan por su sigilo, alta capacidad de detección y gran poder ofensivo. La incorporación de nuevas unidades demuestra el interés y la importancia que tiene para la Marina contar con plataformas de última generación adecuadas a sus requerimientos y dotadas de nuevas tecnologías que permitan enfrentar con éxito las amenazas que representan buques, aeronaves, submarinos y minas, De esta manera no solo logra un salto cualitativo sino que permite también fortalecer el poder naval y contribuir al resguardo de la soberanía nacional, integridad territorial e intereses marítimos del país en la cuenca del océano Pacífico. (Jesús.R.G.)


Fuente: http://defensayarmas.blogspot.com.es/
Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL APARTADO DE COMENTARIOS DE ESTE BLOG ESTÁ MODERADO. SI EL COMENTARIO CONTIENE INSULTOS HACIA UNA NACIÓN, PERSONA ETC... SERÁ BORRADO AL INSTANTE PARA UNA MEJOR CONVIVENCIA EN EL MISMO, UN SALUDO Y GRACIAS POR COMENTAR.