Contador de visitas

miércoles, 2 de agosto de 2017

¿Cómo sería una guerra con Corea del Norte?

En la península de Corea ya hubo una guerra. Fue en 1950, cuando el entonces líder norcoreano, Kim Il-sung -el abuelo del actual mandatario Kim Jong-un- decidió invadir a su vecino del sur. Estados Unidos intervino para repeler la invasión y el conflicto, que duró tres años, causó grandes pérdidas materiales y humanas. Hoy, más de seis décadas después, las tensiones en la península son más fuertes que nunca. Kim Jong-un continúa desafiando a la comunidad internacional con sus pruebas nucleares.
    A principios de este mes, Pyongyang declaró que había lanzado con éxito un misil balístico intercontinental capaz de llegar a Alaska y este viernes volvió a lanzar un proyectil similar que cayó en el mar de Japón. Algunos expertos creen que Corea del Norte podrá, dentro de los próximos tres años, disparar un misil capaz alcanzar la ciudad de Los Ángeles, en California. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha advertido que existe la posibilidad de un "gran, gran conflicto" con Corea del Norte. ¿Cómo sería hoy en día un enfrentamiento en la península cuando las mayores potencias nucleares del planeta tienen intereses en la región?

    La primera invasión
    La guerra coreana comenzó en 1950, cuando las entonces superpotencias, Estados Unidos y la Unión Soviética, se estaban dividiendo el mundo después de la Segunda Guerra Mundial. Los soviéticos se habían quedado con el control de la parte norte de la península, los estadounidenses con el sur. El 25 de junio, Corea del Norte, apoyada por la Unión Soviética y China, invadió al Sur. Y Estados Unidos envió a sus fuerzas para ayudar a Corea del Sur a repeler "la invasión de los comunistas". Con la ayuda de Washington, Seúl, la capital surcoreana, fue recuperada en dos meses. Pero entonces China, alarmada con la decisión de Estados Unidos de movilizar a sus fuerzas hacia el norte para perseguir la reunificación de la península, intervino en el conflicto. Entonces todas las partes comenzaron a hablar de usar armas atómicas y bombas nucleares.

    Pronto, lo que empezó como una batalla para reunificar Corea amenazó con convertirse en una tercera guerra mundial nuclear. Tres años después, el conflicto llegó a un callejón sin salida y, sin ningún acuerdo, lo único que quedaba en la región era una enorme destrucción. "Hubo unos tres millones de coreanos muertos, 100.000 huérfanos, unos diez millones de desplazados y una completa devastación", le dice a la BBC Sue Terry, exanalista de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés) de asuntos de Corea y profesora de la Universidad Nacional de Seúl. "Pyongyang quedó totalmente destruido. Ni un solo edificio quedó en pie", agrega. El 27 de julio de 1953, las dos partes deciden firmar un armisticio diseñado como medida temporal para asegurar el cese total de las hostilidades. Hoy, 64 años después, ambos países siguen técnicamente en guerra.

    Con las crecientes hostilidades en la región, y las tensiones entre el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente estadounidense, Donald Trump, algunos expertos creen que bastaría un error de cálculo para reanudar esta guerra. "La zona desmilitarizada (que divide a ambas Coreas) es una de las áreas más fuertemente armadas del mundo", le dice a la BBC David Maxwell, coronel retirado del ejército de Estados Unidos y analista del Centro de Estudios para la Seguridad de la Universidad de Georgetown. "El Norte tiene un ejército con 1,1 millones miembros en servicio activo y el 70% de las fuerzas están desplegadas entre Pyongyang y la zona desmilitarizada", explica Maxwell, quien ayudó a planear una respuesta estadounidense para una potencial segunda invasión de Corea del Norte al Sur. El Ejército norcoreano, dice el experto, es enorme. "Tienen unos 6 millones de miembros en sus fuerzas de reserva". "Creo que es el cuarto ejército más grande del mundo".
    Error de cálculo 
    Maxwell considera que las recientes pruebas nucleares de Corea del Norte y sus lanzamientos de misiles incrementan cada vez más las probabilidades de un ataque preventivo de Estados Unidos. "Si Kim Jong-un piensa que se está preparando uno de estos ataques en su contra, podría ordenar a sus comandantes que inicien una guerra". "Los comandantes norcoreanos tendrían órdenes de desatar todo el fuego de su artillería y provocar el mayor daño y destrucción posibles en Corea del Sur". "En las primeras horas habría cientos de miles de disparos de proyectiles y lanzamientos de misiles contra el Sur, principalmente dirigidos a Seúl", dice el experto.

    Y sólo tomaría unos minutos para que esos proyectiles llegaran desde el norte hasta Seúl.
    Con 25 millones de personas en la capital y el área metropolitana no sería una tarea fácil movilizar a los habitantes hacia áreas protegidas. "Las proyecciones de víctimas al inicio del combate indican que podría haber 64.000 muertos sólo el primer día de una guerra", dice David Maxwell. "El nivel de sufrimiento que esto provocaría es algo que no podemos imaginar", agrega. El objetivo de Pyongyang, tal como hicieron en los 1950, sería movilizar sus fuerzas hacia el sur y obligar al gobierno en Seúl a firmar la paz y permitir la unificación de la península bajo control del Norte. Ese fue su objetivo en 1950, cuando no esperaban que Estados Unidos acudiera a ayudar a Corea del Sur. Esta vez, sin embargo, no hay duda de que Washington está totalmente dispuesto para intervenir de inmediato en el conflicto para apoyar a Seúl.
    Los refuerzos
    "Estados Unidos no permitiría en absoluto que los norcoreanos tomaran el control de Seúl", le dice a la BBC el profesor Bruce Bechtol, del Departamento de Estudios para la Seguridad y Justicia Criminal de la Universidad de Angelo State, en Texas, Estados Unidos.

    "En la primera semana del conflicto nuestros pilotos no van a poder dormir mucho", afirma Bechtol, quien fue uno de los principales analistas de asuntos del noreste de Asia del Pentágono. "Nuestra tarea inicial sería utilizar toda nuestra potencia aérea para impedir que (los norcoreanos) avancen, mientras esperamos que llegue el armamento pesado a la región". Los aviones de combate, explica, se encargarían de bombardear a las fuerzas norcoreanas mientras se redoblan los refuerzos de la maquinaria militar estadounidense en la región. Según Bechtol, en los primeros minutos del ataque norcoreano, se enviaría a la zona el vasto arsenal estadounidense que está diseminado por el mundo. Desde Japón hasta Texas se enviarían barcos de guerra cargados con tanques, camiones, vehículos blindados, artillería pesada y todo el material de guerra que se necesitaría para la misión.
    Reunir todo este equipo militar en la península coreana podría tomar hasta tres semanas, y ese sería un momento decisivo en el conflicto. "Los norcoreanos sólo tienen entre dos y tres semanas de suministros, como municiones, alimento, combustible, etc., para librar una guerra", asegura Bechtol. Así, explica el experto, el plan de guerra norcoreano debe ser cumplir todos sus objetivos en ese corto período de tiempo, porque después de eso se les acabaría el sustento, incluidos los alimentos para más de un millón de soldados norcoreanos. Una vez que el arsenal estadounidense llegara a la región, su misión sería repeler a las fuerzas norcoreanas. Esta no será una tarea fácil, dice Bruce Bechtol. El ejército norcoreano hoy en día es 11 veces más grande de lo que era durante la guerra de 1950. Pero aún así, no existe ninguna duda de quién saldría victorioso. Sin embargo, una vez que las unidades norcoreanas comenzaran a colapsar bajo el ataque de las fuerzas estadounidenses, las cosas podrían tornarse desastrosas. La guerra podría convertirse en un conflicto nuclear.

    "Cuando Kim Jong-un y sus cerca de 5.000 allegados de la elite norcoreana que lo rodea se den cuenta de que tienen poco tiempo para salir del país, no tendrían ninguna razón para no usar misiles nucleares y eliminar a varios cientos de miles de estadounidenses" "Y ese es el escenario más probable en el que usaría el tipo de misil que los norcoreanos probaron hace unas semanas", asegura el experto de la Universidad de Angelo State. El uso de armas nucleares sería el comodín en esta guerra. Pero incluso si no se utilizan, una guerra convencional en esta región no tendría precedentes. Y veríamos una enorme pérdida de vidas. "Te voy a dar las cifras probables: entre 300.000 y 400.000 muertos en la primera semana, tanto civiles como militares", dice Bruce Bechtol. "Y quizás unos 2 millones de muertos después de tres semanas". Pero este no sería el final. Porque en un escenario semejante, no se le permitiría al régimen norcoreano continuar y, a diferencia de la primera guerra, en este conflicto se buscaría la reunificación de la península.
    La transición
    Pero el período más complejo y caótico en este conflicto, afirma Balbina Hwang, profesora de política y economía asiática de la Universidad de Georgetown, sería la etapa de transición. "Y no podemos saber si Corea del Sur, por sí misma, podría ser capaz de manejarla", afirma la experta, que trabajó en el Departamento de Estado estadounidense y ha estado analizando las consecuencias inmediatas de una guerra. "Estamos hablando de entre 60 y 70 millones de personas que intentarían movilizarse. 

    Recordemos que la mitad de los 50 millones de surcoreanos viven actualmente en Seúl y su áreas metropolitana". "El instinto humano es huir de los bombardeos y los proyectiles. Y a eso hay que añadir los cerca de 20 millones de norcoreanos que supuestamente serían 'liberados' y que también estarían desplazándose hacia el sur". "Entre ellos habrá gente desesperada, hambrienta y aquéllos que han sido entrenados para combatir y que estarán dispuestos a cualquier forma a sobrevivir". Por supuesto que, como se vio tras la guerra de 1950, ambas Coreas fueron reconstruidas. Y Corea del Norte, bajo el régimen más hermético del mundo, ha logrado sobrevivir. Balbina Hwang cree que, a largo plazo, sería posible que ambos países lograran la reunificación. Lo que es más preocupante, dice, son los efectos a corto plazo. "El niño promedio surcoreano de 5 años es 9 cm más alto que el niño promedio norcoreano de 5 años", afirma la experta.

    "No hay duda de que habría enormes diferencias: los norcoreanos son más bajos, más delgados, pero lo que es más importante, es que la malnutrición afecta el desarrollo, tanto físico como mental y emocional". "Así que no sólo estamos hablando de medidas, estamos hablando de 20 millones de personas que durante 70 años no han logrado desarrollarse tanto como sus vecinos del sur". Y la experta concluye: "Esto tendría inmensas consecuencias en el momento de tratar de reunificar a estos dos pueblos que alguna vez fueron una sola cultura y una sola sociedad". Este escenario, por supuesto, no incluye la posibilidad de que China o Rusia, decidieran intervenir en esta guerra. De manera que, ante la pregunta de cómo sería una nueva guerra en la península coreana, sólo una cosa es cierta: sería espeluznante.


    Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook             
     

    EEUU y Argentina se reúnen para retomar las negociaciones por el Texan II.


    En medio de los cambios y movimientos que se están produciendo en el Ministerio de Defensa de Argentina después de que su titular, Julio Martínez, renunciara para presentarse a las elecciones legislativas, el equipo de su flamante sustituto, Oscar Aguad, sacó tiempo para retomar los asuntos pendientes. Medios locales difundieron que esta semana autoridades de la cartera se reunieron con el subsecretario adjunto del Pentágono para el Hemisferio Occidental, Sergio de la Peña, en la embajada de los Estados Unidos en el país suramericano. Según publicó El Cronista Comercial, en el encuentro aprovecharon para retomar su agenda militar común y explorar nuevos puntos de cooperación. 
    Sobre la mesa, un asunto recurrente en el último año y que Argentina no logra cerrar: la compra de las aeronaves de entrenamiento avanzado y ataque ligero Beechcraft T-6C+ Texan II. La convulsa historia de esta adquisición se remonta hace un año, cuando, la intención del Gobierno de Mauricio Macri era adquirir 24 unidades, una cifra que, por las dificultades de pago, posteriormente se redujo a 12 y, finalmente, a cuatro. Este último proyecto, el que se hizo oficial, está valorado en casi 90 millones de dólares e incluye también la formación de técnicos y pilotos para el manejo de las nuevas aeronaves. Pese a que el Gobierno argentino se había comprometido a abonar diez millones el pasado junio, todavía no lo hizo, por lo que no parece probable que pueda enfrentar al pago de otros 23 millones que vence a final de año, algo que genera grandes interrogantes en torno a la negociación.

    El otro tema central: la reactivación del FMS
    La compra se realizó a través del programa Ventas Militares al Extranjero (Foreign Military Sales –FMS-), otro de los grandes asuntos que se debatieron en la reunión de esta semana en la embajada estadounidense. El sistema, por el que EEUU pone a la venta material en desuso a precios reducidos, se paralizó en marzo por la fuerte polémica que despertó la filtración de un documento en el que Argentina consultaba al país norteamericano el precio de una lista de armas que incluía 12 helicópteros de ataque Bell AH-1 Cobra, 26 Bell 412, 182 tanquetas de guerra, 80 lanzamisiles Javelin o 12 cazas F-16 Fighting Falcon, entre otros. 

    El Ministerio de Defensa emitió entonces un comunicado en el que aclaró que dicho listado, que incluía material en uso de las Fuerzas Armadas estadounidenses, tenía un carácter "exploratorio, genérico y público" y "de ninguna manera” se trataba de materiales a adquirir". La cartera debe hacer frente ahora a un proceso de transformación tras la marcha de Martínez mientras trata de que Washington no pierda la confianza en la nueva gestión y eche para atrás las negociaciones. (Jesús.R.G.)
    Fuente: http://defensayarmas.blogspot.com.es/

    Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook             

    India planea utilizar el misil BrahMos en sus Rafales.


    El deseo original de la Fuerza Aérea de la India de desplegar cazas con tres misiles de crucero supersonicos BrahMos es ahora un proyecto oficial para la asociación Indo-Rusa. El medio local "Livefist" pudo confirmar que el nuevo "BrahMos NG", que inició su desarrollo en 2012 como una variante del BrahMos original mas reducidas de mitad de peso y dimensiones, se ha transformado formalmente en un proyecto a poner a prueba con un misil real para 2021, con el objetivo específico de IAF para una opción de carga de tres misiles por avión. 


    El esfuerzo por reducir el peso y tamaño del BrahMos, es revelado por primera vez en 2012, también tiene como objetivo extender la capacidad de los MiG-29 UPGs mejorados de la IAF, a los jets Rafale nuevos y los ya MiG-29Ks de la Marina India, ninguno de los cuales podría utilizar más de un misil BrahMos estándar. Es probable que el BrahMos más pequeño sea designado "BrahMos NG". (Jesús.R.G.)

    Fuente: https://www.livefistdefence.com

    Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook             


    Lockheed Martin comienza la producción del misil anti-ship LRASM municiones inteligentes de alto rendimiento.

     
    Los diseñadores de municiones inteligentes de Lockheed Martin Corp. están comenzando a fabricar el misil antirrábico LRASM de próxima generación de los Estados Unidos, del misil anti-buque de largo alcance (LRASM, por sus siglas en inglés). Funcionarios del Centro de Gestión del Ciclo de Vida de la Fuerza Aérea de Estados Unidos en la Base Aérea de Eglin, Florida, anunciaron un contrato de 86,5 millones de dólares el martes para fabricar las primeras 23 municiones LRASM en la producción del Lote 1. 

    El contrato marca el primer premio de producción para la variante lanzada por aire de LRASM, dijeron funcionarios de Lockheed Martin. Producción inicial de baja tasa (LRIP) El lote 1 es el primero de varios lotes de producción anuales esperados que entregarán misiles anti-buque de próxima generación a la Marina de los Estados Unidos y la Fuerza Aérea de los dijeron funcionarios de la compañía. LRASM es un proyecto conjunto de la Agencia de Proyectos Avanzados de Defensa de Estados Unidos (DARPA) en Arlington, Va., La US Navy y la Fuerza Aérea participan en también en diseñar el avanzado misil anti-barco que se puede lanzarse desde los cazabombardero de combate la Marina F / A-18E / F Super Hornet así como del bombardero de largo alcance B-1B Lancer de la Fuerza Aérea. LRASM está diseñado para detectar y destruir objetivos específicos dentro de grupos de buques de rangos extendidos en ambientes de guerra electrónica. Se trata de un misil de separación anti-embarcación guiado por precisión basado en la gama de misiles extendidos de aire a superficie de Lockheed Martin (JASSM-ER). 

    Finalmente, las distintas versiones del LRASM están en desarrollo también y estar listas para ser lanzadas por el Sistema de Lanzamiento Vertical (VLS) a bordo de los buques de guerra de superficie de la Armada. la versión lanzada desde Submarino están bajo consideración. Lockheed Martin ha estado diseñando LRASM durante los últimos ocho años principalmente bajo la supervisión de DARPA. El avanzado misil anti-buque está destinado a reemplazar el envejecimiento Harpoon anti-buque de misiles. Cuenta con un sensor de frecuencia de radio multi-modo, un nuevo enlace de datos de armas y altímetro, y un sistema de energía mejorado. El LRASM puede ser guiado hacia buques enemigos de tan lejos como 200 millas náuticas por su avión de lanzamiento, puede recibir actualizaciones a través de su datalink, o puede utilizar sensores a bordo para encontrar su objetivo. LRASM volará hacia su objetivo en la altitud media entonces baja a la baja altitud para un acercamiento del skimming del mar para contrarrestar las defensas antimisiles del a bordo. El LRASM utilizará sistemas de orientación a bordo para adquirir el objetivo independientemente sin la presencia de servicios de inteligencia o de apoyo como la navegación por satélite del Sistema de Posicionamiento Global y los enlaces de datos. Lockheed Martin está diseñando misiles con contramedidas avanzadas para evadir los sistemas de defensa activos hostiles. 

    Lockheed Martin ganó un contrato de 321,8 millones de dólares de la Marina el año pasado para completar la integración, prueba e integración de LRASM; Incorporar un proceso de fabricación LRASM asequible y ejecutable en el proceso de producción existente de JASSM-ER de Lockheed Martin; Examinar y definir la huella logística; Diseño para producir; Garantizar la asequibilidad; Añadir anti-sabotaje y seguridad cibernética; Y demostrar la integración de sistemas, interoperabilidad, seguridad y utilidad. Lockheed Martin ha llevado a cabo pruebas de vuelo LRASM contra objetivos sustitutivos de la Marina, con la intención de desplegar LRASM en el bombardero B-1B en 2018, y en el F / A-18E / F en 2019. En el otoño de 2014, Lockheed Martin realizó su segunda prueba de vuelo LRASM en un lanzamiento desde un bombardero B-1B de la Fuerza Aérea de la costa del sur de California. Volando sobre el mar en Point Mugu, California, el bombardero del 337o Escuadrón de Pruebas y Evaluación en la Base de la Fuerza Aérea de Dyess, Texas, lanzó el LRASM, que navegó a través de todos los waypoints planificados recibiendo actualizaciones en vuelo de los datos Weapon Link, dicen los funcionarios de Lockheed Martin. 

    Después de cambiar a la guía autónoma, el LRASM identificó la blanco usando las entradas de los sensores incorporados, bajó para el acercamiento final, verificó el blanco, y lo golpeó. El LRASM de Lockheed Martin tiene un penetrador de 1.000 libras y una ojiva de fragmentación de explosión, un sensor multimodo, un enlace de datos de armas y un sistema de posicionamiento global anti-aturdimiento digital mejorado para detectar y destruir objetivos de superficie seleccionados dentro de grupos de buques. Lockheed Martin está a cargo del desarrollo general de LRASM, y el segmento de sistemas electrónicos de BAE Systems en Nashua, N.H., está desarrollando los sistemas de sensores a bordo LRASM. El desarrollo de LRASM es en respuesta a una brecha en la tecnología de misiles anti-buque de la Marina identificada en 2008. El misil estándar anti-barco de la Marina es el arpón subsónico, que ha estado en el inventario desde 1977. (Jesús.R.G.)


    Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook             

    Rusia presenta el avanzado vehículo blindado Burán.

    FOTOS: Rusia presenta el avanzado vehículo blindado Burán

    En la exposición internacional rusa MAKS 2017 ha sido presentado el nuevo vehículo blindado Burán, que pretende competir con el Tigr, el actual todoterreno de este tipo utilizado por el Ejército ruso, informa el portal St-kt.ru. El mismo fue desarrollado en Nizhni Nóvgorod por la empresa fabricante de los conocidos camiones GAZ. A simple vista puede observarse que tanto el Burán como el Tigr tienen mucho en común: son vehículos de la misma clase y dimensiones y ambos son propulsados por motores diésel de 4 cilindros YaMZ-534.  Entre las ventajas de los Burán destaca su más potente blindaje, clasificado como '6A'. Por lo tanto, el nuevo vehículo es capaz de resistir potentes balas 54/6,62 mm del fusil de precisión SVD. 


    Por otra parte, el Burán está diseñado a partir del principio modular, al constar de cuatro módulos que pueden ser fácilmente instalados y retirados. El vehículo es capaz de trasladar a 10 personas. Sin embargo, la potencia del Burán es inferior: 99,2 kW frente a los 158 kW del Tigr. (Jesús.R.G.)

    Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook             

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...