Contador de visitas

miércoles, 28 de junio de 2017

¿Cómo se prepara el Pentágono para defenderse de los misiles balísticos?

¿Cómo se prepara el Pentágono para defenderse de los misiles balísticos?
AN/FPS-132: Radar de alerta temprana.


La reciente prueba exitosa del sistema de defensa nacional antimisiles de Estados Unidos, que por primera vez incluyó el derribo de un simulador activo de un misil balístico intercontinental y el despliegue de componentes de este sistema en Europa y el noreste de Asia, atrae la atención, por lo cual el portal ruso Lenta.ru ha recopilado datos generales sobre el estado de la defensa antimisiles de ese país.

La actual defensa antimisiles de EE.UU. 
El objetivo principal de la defensa antimisiles es la detección temprana del lanzamiento de misiles balísticos y el guiado de los misiles-interceptores a sus blancos.

Mecanismo de funcionamiento
Los primeros en detectar los misiles que despeguen son los satélites militares, que captan desde el espacio la radiación infrarroja que emiten sus motores. En Estados Unidos hay dos tipos de satélites que son responsables de este eslabón de defensa: los DSP y los SBIRS [más modernos. Además de detectar lanzamientos de misiles, los satélites de la familia SBIRS pueden realizar misiones de reconocimiento. Tanto los DSP como los SBIRS son capaces de detectar de manera eficiente los lanzamientos de misiles, incluyendo los de corto alcance, pero no son un medio eficaz para el guiado antimisiles. Este problema lo deben solucionar los satélites de la nueva familia STSS. En el 2009 fueron colocados en órbita dos prototipos que han sido utilizados en las pruebas de interceptación de misiles, pero EE.UU. ha abandonado la idea de desplegar la agrupación de 30 satélites previstos de este tipo por razones financieras.

A día de hoy, la designación altamente precisa del blanco de ataque la asumen los radares con base en tierra, desplegados por todo el mundo. Los radares estacionarios más grandes fueron construidos entre 1960 y 1980. Además, el sistema de defensa antimisiles de Estados Unidos puede utilizar la información de radares extranjeros de fabricación estadounidense: por ejemplo de Taiwán (China), Noruega o Catar [cuya producción está prevista]. Como medios de detección de 'primera línea' se utilizan activamente los radares marinos: el potente SBX, montado sobre una plataforma petrolífera y numerosos radares AN/SPY-1 instalados en destructores y cruceros. Después de la actualización de su 'software' estas naves pueden llevar a cabo el guiado antimisiles, y no solo de aquellos que portan los buques de guerra, sino los que cuentan con base en tierra.


SBX: radar de alerta temprana sobre plataforma petrolífera

También hay un radar AN/SPY-1 instalado en una base terrestre en Rumania, y se prevé la instalación de otro en Polonia. Además de radares estacionarios, se pone práctica de forma activa el despliegue de radares móviles, de los cuales destacan los AN/TPY-2 desplegados en Turquía, Israel, Corea del Sur y Japón.

'Ranking' y alcance antimisiles (de menor a mayor)
Patriot
El MIM-104 Patriot es el 'menor' componente de defensa antimisiles de Estados Unidos, pero este misil de corto alcance ha sido el único de toda la gama antimisiles estadounidenses que han tomado parte en combates. Está diseñado para interceptar misiles de corto alcance en la trayectoria final.


Al resultar de eficacia reducida en la Guerra del Golfo en 1991, incluso contra misiles obsoletos de producción soviética de la década de 1960, este misil ha sido actualizado hasta la versión PAC-3, de 15-20 kilómetros de alcance.

THAAD
El surgimiento del sistema de defensa antimisiles regional THAAD se remonta a los programas de finales de Guerra Fría, pero el desarrollo de este sistema recibió un gran impulso durante la operación 'Tormenta del Desierto'. La misión principal del THAAD es la protección no de una base específica militar o grupo de tropas, sino de un área comparable con el teatro de una guerra local: su alcance de actuación anunciado llega a 200 kilómetros.

El sistema ha sido diseñado para derribar misiles de corto y medio alcance a gran altura, incluyendo altitudes estratosféricas. Una batería THAAD incluye seis lanzadores con ocho misiles cada uno y un radar AN/TPY-2, que también puede utilizarse formando parte del sistema de alerta temprana a nivel global. La primera batería del THAAD alcanzó la capacidad operacional en el 2008. Las baterías de este sistema están desplegadas, además del territorio nacional, en la isla de Guam (en el océano Pacífico) y en Corea del Sur (este año).

Aegis
Históricamente este no era un sistema de misiles, sino un sistema naval de control e información. En actualización constante desde la década de 1960, el sistema ahora controla el armamento tanto defensivo como ofensivo de los destructores y cruceros de la Armada estadounidense. La tarea principal del sistema Aegis siempre ha sido la protección de los grupos de combate de portaaviones de un ataque masivo de misiles antibuque soviéticos en todo el rango de velocidades y alturas.

Lo complicado de esta tarea ha planteado requerimientos muy elevados en cuanto a velocidad de respuesta, el número de objetivos a seguir y potencia de radares a bordo. De este modo, no es de extrañar que se decidiera utilizar un sistema de tales características en la defensa antimisiles del país. A día de hoy el Aegis, junto con sus sistemas antimisiles correspondientes, está instalado en 28 destructores clase Arleigh Burke y cinco cruceros clase Ticonderoga. Además de ellos, está presente en los destructores japoneses tipo Kongo y Atago. Sus misiles son SM-3, las modificaciones modernas Block IA/B, capaces de interceptar misiles balísticos de corto y medio alcance. En febrero del 2017 se efectuó la primera prueba exitosa de intercepción por parte de la versión más avanzada del Block IIA con capacidad potencial de destruir misiles balísticos intercontinentales.

El sistema GMD, futura joya de la corona y protagonista de recientes pruebas
El componente más ambicioso e importante del sistema de defensa nacional antimisiles de Estados Unidos es el denominado 'sistema de defensa antimisiles con base en tierra' (GMD, según sus siglas en inglés) que está concebido para destruir misiles balísticos intercontinentales en el momento en que todavía se encuentren en el espacio y no hayan empezado a caer en picado a gran velocidad sobre su objetivo. El sistema, todavía en desarrollo pero cuyas pruebas terminaron con éxito el 30 de mayo de este año, incorpora misiles interceptores GBI con la ojiva EKV (Vehículo Exoatmosférico de Destrucción, 'Exoatmospheric Kill Vehicle', en inglés).


Este misil de tres etapas usa combustible sólido y ha sido desarrollado a partir del cohete comercial Pegasus. La ojiva EKV está desprovista de carga explosiva y destruye a sus blancos por impacto directo, para lo cual dispone de sus propios medios de detección y guiado en la etapa final. El principio de funcionamiento del sistema es el siguiente: el radar con base en tierra PAVE PAWS o su análogo naval SBX detecta un misil balístico y transmite datos al sistema GMD, el cual lanza un misil-interceptor con base en un silo. Cuando este cohete entra en el espacio, del portador se separa el EKV (Vehículo Exoatmosférico de Destrucción), el cual, mediante sus propios radares incorporados y sensores instalados en tierra, se guía hacia el objetivo. (Jesús.R.G.)


Sigue todas mis noticias a traves de mis paginas oficiales en Twitter y Facebook           

Radares, infrarrojos y maniobras: así es una lucha a muerte entre cazas de combate.

Foto: Dos F-35 en formación aérea

El pasado 18 de junio un F/A-18E Super Hornet de EEUU a bordo del portaaviones George Bush derribó un cazabombardero sirio Su-22 (‘Fitter’ en terminología OTAN) en un incidente vinculado a la confusa campaña para desalojar al Daesh de su ‘capital’, Al Raqqa. Ha sido el primer derribo en combate aéreo por parte de un avión estadounidense en casi 20 años, aunque aparatos F-15 de la USAF han derribado algunos drones en la zona recientemente, y es también el primero del Super Hornet. El gobierno sirio y sus aliados rusos han calificado el incidente de acto de guerra. Esto abre la posibilidad a nuevos enfrentamientos entre cazas de combate como no se habían visto desde hace años. Por otro lado las tensiones en la península coreana no dejan de crecer y podrían estallar en cualquier momento. Si ocurriera lo peor ¿cómo sería un combate aéreo moderno? La respuesta está en la tecnología.
Según ha informado la CNN, dos F/A-18E sobrevolaban fuerzas aliadas de los Estados Unidos en la zona que estaban en contacto con tropas del ejército sirio y detectaron al Su-22 cargado con armamento aire-tierra; tras varios intentos de impedir el ataque (lanzamientos de bengalas e incluso maniobras agresivas) el aparato sirio descargó sus bombas, momento en el que los F-18E le atacaron. Un primer misil aire-aire de corto alcance y guía infrarroja AIM-9 Sidewinder fue desviado por las bengalas defensivas del avión de fabricación rusa, por lo que se lanzó un AIM-120 AMRAAM de medio alcance y guiado por radar que derribó al aparato sirio. Un segundo Su-22 fue disuadido de atacar por maniobras de advertencia. El piloto del avión derribado ha desaparecido, aunque los atacantes informaron de que se eyectó con éxito, aunque sobre territorio del Daesh.
Controlar el espectro radioeléctrico
Un combate aéreo moderno empieza mucho antes de que los aviones puedan verse, y empieza en el éter: es una lucha por el control del espectro radioeléctrico. En una zona como Siria o la Península Coreana ambos bandos disponen de sistemas de defensa aérea con sofisticados misiles de varios alcances y radares capaces de controlar un espacio aéreo de centenares de kilómetros. 

Estos radares son capaces de detectar a un avión a grandes distancias (más de 400 kilómetros el S-400 Triumf ruso desplegado en Siria, más de 100 km el MIM-104 Patriot estadounidense), son capaces de seguir decenas de blancos a la vez y de disparar y guiar los diferentes misiles según el área donde estos se encuentren. La situación es más complicada para los aviones si el defensor dispone de varios sistemas con diferentes capacidades instalados uno dentro del otro; en el caso óptimo se puede crear una ‘burbuja’ antiaérea en la que cualquier avión enemigo que quiera entrar corra serio riesgo de ser derribado, la llamada estrategia de denegación de área (A2/AD). En cuanto a la detección y control del espacio aéreo muchos países cuentan con aviones de tipo AWACS con la capacidad de mantener vigilado un radio de centenares de kilómetros y de dirigir activos propios donde sean necesarios.
Algunos radares son capaces de seguir decenas de blancos a la vez y de disparar y guiar los diferentes misiles según el área donde estos se encuentren
Aquí es donde entran en juego conceptos como el diseño ‘furtivo’ (stealth) y las contramedidas electrónicas, que pueden resultar vitales para un atacante que intente penetrar un área defendida con esta tipo de sistemas. El diseño ‘furtivo’ no puede, en ningún caso, eliminar por completo la firma radar de un avión y hacerlo por completo indetectable, pero sí puede reducir su eco dificultando su detección a grandes distancias, y también aprovecharse del funcionamiento de los radares para dificultar que le disparen. Los radares antiaéreos funcionan en dos bandas de frecuencias diferentes, una que detecta la presencia de aviones pero no su posición precisa y una segunda que ‘ilumina’ el blanco una vez detectado para guiar a los misiles hasta su vecindad con precisión. Las técnicas furtivas dificultan especialmente esta segunda adquisición, por lo que es posible que un radar sepa que hay un avión pero carezca de la información necesaria para guiar un misil hasta su posición.
La tarea se complica cuando el avión, o el ‘paquete’ de ataque, lleva consigo contramedidas electrónicas: sistemas de interferencia que intentan bloquear el funcionamiento de los radares enemigos de diferentes formas. Esta es una de las áreas más secretas del combate aéreo actual, pero se sabe que existen desde aviones especializados (como el Boeing EA-18G Growler de la marina estadounidense) hasta ‘pods’ con sistemas diseñados y programados para cegar a los detectores enemigos. Los sistemas de guerra electrónica emplean desde técnicas de fuerza bruta, con potentes emisiones en las frecuencias del radar para deslumbrarlo, hasta sofisticados trucos de programación para embarullar los ecos y confundir los cálculos de posición. En casos extremos se pueden usar incluso cartuchos con fragmentos de aluminio para crear nubes metálicas que sirvan como señuelo, al estilo de la Segunda Guerra Mundial.
Combate entre cazas: mano a mano
Una vez superado el problema de los posibles sistemas antiaéreos el combate pasa a ser entre cazas, de avión a avión, y en el combate moderno se divide en dos claras fases: más allá del alcance visual (BVR, beyond visual reach) y dentro del alcance visual (WVR, within visual range) considerándose la distancia de entre 20 y 30 kilómetros como la frontera entre ambas fases. La fase BVR se desarrolla durante la Guerra Fría a partir de la creación de misiles aire-aire de largo alcance y de radares embarcados en los aviones capaces de detectar, seguir y guiar misiles a esas distancias. La promesa de derribar al enemigo a decenas, o incluso centenares, de kilómetros del avión atacante fue muy influyente en el diseño de los cazas durante esa época, como la creciente efectividad de los misiles aire-aire de corto alcance; hasta tal punto que algunos modelos (como el F-4 Phantom II estadounidense) se diseñaron inicialmente sin cañón integrado por considerarse que era innecesario. En Vietnam las realidades del combate demostraron que la era del puro BVR estaba muy lejos aún.

Los problemas son muchos y serios: los radares no funcionan con un 100% de eficacia, las contramedidas electrónicas pueden reducir drásticamente su eficacia, la meteorología puede causar estragos, el radar de seguimiento permite detectar al aparato atacante y en ocasiones las reglas de enfrentamiento exigen la identificación visual del enemigo antes de dispararle, lo cual implica acercarse. La imposibilidad de confiar plenamente en los sistemas IFF (identificación amigo-enemigo) quedó más que demostrada por los derribos de varios aviones de pasajeros por parte de la URSS y los Estados Unidos en incidentes de identidad equivocada. A pesar de todo ello se hizo mucho esfuerzo en desarrollar misiles de largo alcance con guía radar semiactiva (que usa el radar del avión atacante) o activa (que usa un radar en el propio misil; tipo ‘dispara y olvida’) como el AIM-7 Sparrow que equipaba al Phantom o el formidable AIM-54 Phoenix, con su alcance de 190 km acoplado al radar del F-14 Tomcat. Hoy se emplean misiles más avanzados como el AIM-120 AMRAAM, con un alcance de entre 55 y 150 km, según la versión.

Un piloto puede neutralizar un misil dando un giro de 180 grados y realizar giros de 90 grados mientras se acerca a él
Mención aparte merecen los sistemas de búsqueda y seguimiento por infrarrojos (IRST en sus siglas en inglés) que están apareciendo en la mayor parte de los aviones de combate modernos. Estos sistemas usan las frecuencias del infrarrojo para detección y seguimiento, son completamente pasivos y tienen la capacidad de detectar incluso aviones furtivos al captar el calor que emiten al rozar con el aire además de las emisiones térmicas de sus motores. Tienen menor alcance, ya que la radiación IR es absorbida por la atmósfera, pero a cambio en distancias cortas tienen mejor resolución angular por lo que son más precisos. A lo largo de los años este tipo de detectores ha ido extendiendo su alcance; los actuales pueden llegar a detectar aviones a entre 50 y 100 km e incluso generar soluciones con calidad para disparar misiles por medio de telémetros láser incorporados. Cualquiera que fuese el método de detección el enfrentamiento en fase BVR comenzaría con una salva de misiles de guiado radar, bien semiactivo, bien activo. 

La diferencia es que con un misil semiactivo el avión atacado cuenta con la posibilidad de intentar romper la comunicación entre el atacante y su misil en vuelo; además el atacante no puede simplemente marcharse sino que debe continuar guiando al proyectil. Este es un punto débil, pues lo puede hacer vulnerable a disparos del defensor. Si el misil es de tipo activo el atacante puede simplemente marcharse, ya que el misil se encargará de la fase final por sí mismo. Cuando el avión blanco detectara el estar iluminado por un radar de guiado de misiles podría tomar una serie de medidas para esquivarlo: puede intentar agotarlo dando un giro de 180 grados y alejándose del misil en su misma dirección mientras realiza giros de 90 grados, con lo que obliga al misil a maniobrar y por tanto a desperdiciar energía y gastar combustible, una operación con posibilidades de éxito pero que le deja en desventaja (a la defensiva).
También se puede disparar al avión guía para obligarle a maniobrar, lo que podría hacerle perder el enlace con el misil o el contacto radar
Otra opción similar pero más agresiva consiste en girar 90 grados respecto al misil y realizar bruscas subidas y bajadas en vertical con la misma intención de dejar al proyectil sin energía. Los misiles son mucho más rápidos que un avión y pueden realizar giros mucho más cerrados, pero tienen limitaciones de resistencia. Especialmente a larga distancia es posible derrotarlos, aunque los misiles modernos tienen zonas de no escape (en las que resulta imposible derrotar al misil) cada vez más amplias.
Naturalmente también se puede disparar al avión guía para obligarle a maniobrar, lo que podría hacerle perder el enlace con el misil o el contacto radar. Las comunicaciones entre el avión enemigo y su misil pueden ser interferidas y la lectura radar alterada electrónicamente. La última opción es lanzar señuelos que puedan confundir al enemigo como ‘chaff’ (nubes de fragmentos metálicos) o bengalas, si la guía es infrarroja; para este último caso, como veremos, hay también dispositivos láser capaces de engañar a los buscadores.
Presa de las emboscadas
Puede ocurrir que el aparato enemigo no disponga de los adecuados receptores, o que sus sistemas electrónicos hayan sido interferidos y sus comunicaciones sean inoperativas, en cuyo caso simplemente se desvanecerá en el aire con el impacto del misil. A pesar de la mitología romántica del combate aéreo, proveniente de los primeros tiempos de la Primera Guerra Mundial, lo cierto es que históricamente la mayor parte de los derribos han sido emboscadas: con el sol a la espalda para no ser vistos, desde arriba y a gran velocidad y sin que el blanco tenga posibilidad ninguna de responder.
Las grandes melés aéreas de las películas del Barón Rojo son, en realidad, mitos históricos desde hace décadas: en Vietnam el 85% de los derribos se produjeron por sorpresa sin que el piloto derribado llegara a ver a su oponente. Como dice un viejo refrán, si en la guerra te encuentras en una pelea igualada es que no has hecho bien tu trabajo. Los supervivientes de la fase BVR entraría en la siguiente fase, la WVR (the merge, en inglés), en la que juegan un papel clave otras tecnologías como la maniobrabilidad (y supermaniobrabilidad) de los aparatos, los misiles infrarrojos y sus conos de detección, los visores y miras montadas en el casco del piloto y los sistemas de defensa infrarroja. Aquí son reyes los misiles aire-aire de corto alcance y guiado infrarrojo y los cañones mientras que la gestión de la energía cinética del aparato es clave. El objetivo ideal es ponerse detrás del adversario (a sus ‘seis en punto’ para lanzar un misil a las toberas de sus motores o una ráfaga de cañón; la capacidad de maniobra, de movimiento de la proa y de vuelo en elevados ángulos de ataque es clave. Esta fase es en la que todavía podemos ver maniobras parecidas a los combates aéreos de las guerras mundiales, aunque con importantes diferencias.

Contra lo que no hay defensa alguna es contra los cañones, de fuego rápido y 20 o 30 milímetros, que todos los cazas actuales siguen llevando
Los primeros misiles de corto alcance y guía infrarroja sólo podían detectar y perseguir el calor de los motores del adversario, y sólo en un ángulo muy pequeño a su proa: esto implicaba que dispararlos necesitaba estar casi exactamente a las seis en punto del adversario. Los actuales, en cambio, pueden guiarse por el calor de rozamiento del fuselaje enemigo y tienen amplios conos de detección, de 90 o incluso 180 grados en los que pueden ‘enganchar’ a un enemigo. Este tipo de disparos ‘de lado’ (off boresight, en inglés) permiten al atacante disparar desde múltiples ángulos y dificultan la tarea del defensor. Algunos incluso pueden disparar ‘hacia atrás’, una pesadilla para cualquier adversario. No es extraño que el 90% de los derribos encajados por las fuerzas armadas estadoundienses en los últimos 25 años hayan sido por misiles infrarrojos. Para hacer aún más certero el ataque los actuales cascos con visor y mira integrada permiten al piloto gestionar a qué blanco disparar con la mirada, sin perder de vista los datos básicos de vuelo del avión.

Frente a esto el defensor cuenta con muy escaso espacio de maniobra en caso de que le disparen a corta distancia; los actuales motores de alta potencia son también muy calientes, por lo que son fáciles de detectar y perseguir. Las bengalas de magnesio adecuadamente preparadas y lanzadas pueden confundir a los buscadores de los misiles, y existen sistemas activos con la capacidad de engañar a los misiles, aunque son más eficaces contra misiles disparados desde tierra tipo MANPADS. Contra lo que no hay defensa alguna es contra los cañones, que todos los cazas actuales siguen llevando; de entre 20 y 30 mm y de fuego rápido, con sistemas mejorados de mira pero no muy diferentes en su uso y efectos de sus antepasados de la Segunda Guerra Mundial. Porque a pesar de toda la electrónica, de la aviónica avanzada y los radares hipermodernos, las fuerzas aéreas del mundo siguen confiando en los cañones de ser necesario.
Siempre acompañados
Y por fin a todo esto se unen las tácticas de equipo: hoy en día es casi imposible que un caza entre en combate en solitario. De hacerlo formará parte de un nutrido grupo en el que habrá aviones AWACS, sistemas de defensa aérea terrestres, aviones de guerra electrónica y otros cazas. Las tácticas del combate aéreo en grupo son todavía más complejas, ya que los diferentes elementos harán cosas distintas al mismo tiempo para maximizar su impacto y tender trampas a los adversarios.
Una verdadera melé de aviones modernos capaces de maniobras aerodinámicas imposibles, con misiles infrarrojos que se disparan por encima del hombro y pilotos equipados con cascos con visor integrado dejaría en pañales cualquier representación de batallas aéreas pasadas y demuestra la extrema dificultad que puede llegar a tener el combate aéreo actual. Mejor que no llegue a ocurrir. (Jesús.R.G.)


Sigue todas mis noticias a traves de mis paginas oficiales en Twitter y Facebook           

IA-58 Pucará II AX-561 ¿Una luz al final del túnel?

Prototipo del IA-58 remotorizado (AX-561) ya con la sonda FTI montada

Según recientes trascendidos, en el futuro del único IA-58 remotorizado AX-561 se alcanzaría a divisar una tenue luz al final del túnel. Pese a que se daba como un hecho consumado que el mencionado prototipo no volvería a surcar los cielos cordobeses, lo cierto es que en las últimas semanas se comenzaron a evaluar posibilidades a los fines de retomar los ensayos en vuelo. El objetivo al cual se apunta sería terminar de cumplir con las obligaciones contractuales, las cuales incluyen completar los vuelos de pruebas, entregar el AX-561 al Centro de Ensayo de Vuelo y conseguir la certificación por parte de la Dirección General de Aeronavegabilidad Militar Conjunta (DIGAMC), organismo dependiente del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas. Actualmente el AX-561 se encuentra con los motores inhibidos (desde hace un par de  semanas) pero con todos sus sistemas sin novedades, por lo que solo es cuestión de esperar que se habiliten las órdenes para retomar con los vuelos. 


El AX-561 voló por última vez el 3 de mayo pasado. Operando desde la Escuela de Aviación Militar, el prototipo remotorizado realizó pruebas por aproximadamente 45 minutos sin presentar novedades. Su última puesta en marcha se realizó a fines de mayo, a lo que siguió la inhibición de sus motores Pratt & Whitney Canada PW&C PT-6A-62 y los trabajos iniciales para su preservación. Cabe aclarar que los trabajos a realizar en el AX-561 dependen de ciertos aspectos presupuestarios y de ninguna manera significan que el programa de remotorización continuará avanzando. Como mencionamos previamente, el objetivo es cumplir con las obligaciones contractuales. El retorno del AX-561 no deja de ser una buena noticia para la línea de Pucará en FAdeA, ya que actualmente queda un solo ejemplar en inspección mayor. Una vez  finalizados los trabajos en el A-575, este se podría convertir en el último IA-58 Pucará en salir de las instalaciones de FAdeA, un evento que sin duda será histórico para la ex-FMA. (Jesús.R.G.)

Fuente: https://www.zona-militar.com/

Sigue todas mis noticias a traves de mis paginas oficiales en Twitter y Facebook           

Israel prepara un contenedor marítimo con una sorpresa para sus enemigos.

Israel prepara un contenedor marítimo con una sorpresa para sus enemigos (VIDEO)

El gigante de la industria militar israelí IAI (Israel Aerospace Industries) ha realizado una exitosa prueba de un misil balístico de corto alcance que cabe en un simple contenedor de transporte marítimo. El sistema, conocido por sus siglas como 'LORA', existe en la versión tierra-tierra y el consorcio desarrolla una modificación naval. "Este fue uno de los ensayos más complejos que hemos tenido en los últimos años y marcó un avance tecnológico para IAI en las actividades de desarrollo de misiles", dijo el vicepresidente ejecutivo del consorcio, Boaz Levi, cuyas palabras recoge el sitio web DefesaNet. El responsable explicó que por primera vez la prueba seguía un "esquema operacional completo". Ello permitía evaluar tanto la maniobrabilidad del sistema como la precisión del ataque. LORA tiene un alcance máximo de 400 kilómetros y garantiza la precisión del ataque en 10 metros. 



Lo más peculiar de este sistema es que no solo el propio misil, sino la lanzadera y el resto de los componentes, también se encajan en contenedores. Sin embargo, el despliegue, desde la orden hasta el disparo, ocupa menos de 10 minutos. Potencialmente esta tecnología puede convertir a cualquier embarcación de carga en una plataforma de ataque múltiple con misiles balísticos. El barco atacante puede acercarse a la costa o incluso amarrar en un puerto civil, preparar clandestinamente el ataque y abrir fuego cuando el enemigo ni siquiera espera un ataque. Cuando el sistema fue desvelado por primera vez en el 2006, las fuentes israelíes lo presentaron como diseñado para ser desplegado en secreto. Al igual que la modificación terrestre, la naval en teoría debe ser lanzada contra objetivos superficiales. En este caso el proyectil fue disparado al mar y hubo drones con cámaras que lo estaban esperando en el lugar de su programada colisión en el agua. (Jesús.R.G.)


Sigue todas mis noticias a traves de mis paginas oficiales en Twitter y Facebook          

La Marina de EE.UU. podría llegar a saltarse el programa de pruebas del portaaviones USS Gerald R. Ford antes de su primer despliegue.


La Marina de los EE.UU. podría no tener que llevar a cabo las primeras pruebas en la mar de su nuevo portaaviones USS Gerald R. Ford (CVN-78). Eso significa que el barco podría estar en el despliegue mucho antes de lo previsto, aliviando la carga en la flota de de la marina de guerra excesivamente extendida. El Subcomité de la Fuerza Naval y de las Fuerzas de Proyección del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, están intentando modificar parte del texto de la Ley de Autorización de Defensa Nacional para 2018 que podría evitar el requisito de enviar la nave a ensayos previos antes de su primer despliegue. Llevar a cabo las pruebas de mar completas, o FSST, ha sido siempre el plan desde el Congreso, cuando encargó su construcción mediante la Ley de Autorización de Defensa Nacional o NDAA en el 2008. La Marina aún podría optar por hacer las pruebas correspondientes al Gerald R. Ford si lo desea, de acuerdo con los asesores de la US Navy. 

 
El plan para que la Marina realice los FSST al portaaviones, está siendo apoyado por Michael Gilmore, ex director de la oficina de prueba y evaluación, y por el Senador por Arizona John McCain. Si se promulga de forma oficial la modificación de la Ley, será una buena noticia para los planificadores de la flota que se oponen a la medida porque consideran que retrasaría el primer despliegue del (CVN-78) Gerald R.Ford. En caso de que no se efectúen las pruebas, se adelantaría un año sobre las fechas iniciales de puesta en servicio. La flota se ha tensado bajo el peso de las exigencias implacables de cumplir con los objetivos, y esto, unido a un mayor recorte presupuestario, está creando muchos retrasos en el pago a las empresas dependientes de Northrop Grumman Shipbuilding la división constructora marítima. El portaaviones completó con éxito sus ensayos de aceptación el 26 de mayo después de que la Junta de Inspección e Inspección de la Armada completara la evaluación del buque y fuera aceptado por la Marina el 1 de junio.


La Marina todavía sigue trabajando en las comprobaciones de varias de las nuevas tecnologías incorporadas, incluyendo los Sistemas de Lanzamiento de Aeronaves equipado con catapultas electromagnéticas, y los cables de frenado turbo eléctricos,  que permiten mejorar la velocidad de despegue y de aterrizaje, así como extender la vida útil de las aeronaves de cubierta debido a menor presión aplicada contra el fuselaje. El servicio originalmente tenía mucho tiempo para hacer esto, porque no estaba programado para el despliegue hasta el 2022. Si finalmente pueden omitirse los ensayos de pruebas, el Comando de Fuerzas de la Flota probablemente podría disponer del barco en los despliegues para el 2019 o 2020, que era el plan establecido antes de los retrasos por problemas técnicos. Eso supondría presión sobre la Marina y también sobre el contratista para acelerar el proceso.


Conseguir que el Gerald R. Ford esté más pronto, sería una victoria para las fuerzas de la flota, que han estado intentando conseguir que el nuevo barco no vuelva a sufrir más retrasos. El cambio de esta situación, aliviaría la presión mientras la Marina busca mantener una presencia continuada de portaaviones frente a las costas de Corea del Norte y en el Golfo Arábigo, dijo Bryan Clark, analista del Centro de Evaluaciones Estratégicas y Presupuestarias.

“En última instancia, si no tienen que hacer el programa de pruebas significará que se puede reducir más rápidamente el estrés en los marineros”, dijo. “Una vez que el Ford esté activado, lo más probable es que los portaaviones de la costa Este cubran esencialmente el Medio Oriente por periodos cortos y los operadores de la Costa Oeste cubran los espacios en el Pacífico mientras que el USS Ronald Reagan (CVN-76) se encuentra en mantenimiento”. El nuevo CVN-78 será un portaaviones nuclear de la clase Gerald R. Ford. Da nombre a su clase, compuesta en principio por 3 portaaviones, el propio USS Gerald R. Ford (CVN-78), el USS John F. Kennedy (CVN-79) y el USS Enterprise (CVN-80). Recibe su nombre en honor al 38 Presidente de los Estados Unidos, Gerald R. Ford.

Se encargó su construcción para reemplazar al USS Enterprise (CVN-65), aunque este último, fue dado de baja cuando el USS Gerald R. Ford, aún no había sido botado. El nuevo portaaviones podrá transportar los aviones navales Lockheed Martin F-35 Lightning II junto con los no tripulados Northrop Grumman X-47B;  dispondrá de más helicópteros y aviones de combate que otros portaaviones, y contará con armas láser para su defensa. El Gerald R. Ford puede lograr un 25% más de lanzamientos de aeronaves por día que el anterior portaaviones el USS Nimitz (CVN-68) y requiere un 25% menos de tripulación. La Marina de Estados Unidos estima que ahorrará unos 4.000 millones de dólares en los costes de operación de la nave, durante un periodo de vida de 50 años. (Jesús.R.G.)
Sigue todas mis noticias a traves de mis paginas oficiales en Twitter y Facebook           

Tailandia compra anfibios chinos.

 
Tailandia comprará 34 blindados Norinco ZBL-09 / VN-1 a China por un valor de 2.300 millones de baht (68 millones de dólares). El Consejo de Ministros aprobó el martes la propuesta del Ejército de comprar 34 vehículos blindados de transporte de personal de China. La propuesta de compra de la ZBL-09 / VN-1 por Bt2.3 mil millones fue presentada por el Viceprimer Ministro y Ministro de Defensa General Prawit Wongsuwan. El Gabinete dio el visto bueno para la compra con compromisos presupuestarios en los años fiscales 2017-20. El jefe del ejército volará posteriormente a China para firmar el contrato de compra de gobierno a gobierno. Se informó al Consejo de Ministros de que los nuevos transportistas VN-1 estarán estacionados en la Primera División de Caballería, el 10º Batallón de Caballería en Nan y el 7º Batallón de Caballería en Uttaradit. (NationMM)

Tras la aprobación del gabinete para la compra de los vehículos ZBL-09, dijo que uno de sus asistentes viajaría a China el mes que viene para firmar el contrato. Los problemas económicos del país hacen que sea apropiado comprar equipos militares más barato a China, dijo el jefe del Ejército razonando. Sin embargo, reconoció que tener un gobierno no elegido hace que sea "más difícil" comprar material militar de Occidente.
 
 
El Ejército utilizará los VN-1 para reemplazar a los viejos vehículos blindados V150 y M113 comprados a los Estados Unidos después de la Guerra de Vietnam hace más de 40 años, dijo el portavoz del Ministerio de Defensa, Kongcheep Tantravanich. La adquisición es parte del plan del Ejército para fortalecer su capacidad, dijo. En el marco de la cooperación militar, China proporcionará asistencia a Tailandia en la creación de instalaciones de mantenimiento y transferencia de tecnología, dijo Kongcheep, agregando que el Ejército ya ha preparado un centro de mantenimiento en la provincia nororiental de Nakhon Ratchasima. El ejército había comprado previamente 10 tanques MTV a China mientras que la marina de guerra ha firmado un contrato para comprar un submarino de la clase de Yuan. (Jesús.R.G.)
Sigue todas mis noticias a traves de mis paginas oficiales en Twitter y Facebook           
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...