sábado, 31 de diciembre de 2016


Los británicos temían "al Almaty y Kurgan".


Blindado Ajax

Reino Unido van a crear dos "brigadas de choque", que, según el ejército británico, ultra móviles diseñado para "reflejar una agresión rusa". "La nueva brigada" estará equipada con vehículos de combate "Ajax", que, según los expertos, son inferiores en sus capacidades contra el "Armada", y el "Kurganets". Cada una de las nuevas brigadas incluiría dos regimiento de blindados de reconocimiento, equipado con vehículos de combate en la plataforma del "Ajax" (un total de aproximadamente 100 unidades).  

Blindado Kurganets

Según lo indicado por el Reino Unido Ministro de Defensa Michael Fallon, el año 2017 está previsto establecer un grupo experimental especial, que reelaborar el concepto de "brigadas de choque" y el uso de vehículos en el campo de batalla de la familia "Ajax". El primer equipo de pleno derecho debe ser formado en 2020. De acuerdo con las publicaciones de la institución militar británica, las nuevas unidades militares son de reserva móvil, pueden volar en cuestión de horas a cualquier parte de Europa, Rumania o los Estados bálticos para detener una posible invasión de las tropas rusas. Aunque oficialmente el "Ajax" se clasifica simplemente como vehículos blindados de combate, de hecho, son tanques ligeros. Su única arma automática es de 40 mm, utilizando una nueva generación de municiones.

Según los expertos británicos, debido al uso de la pistola del "Ajax" la tecnología es capaz de penetrar el blindaje de hasta 100 mm, es decir, teniendo en cuenta la tasa de 180-200 disparos por minuto la máquina tiene una oportunidad real para noquear el tanque de batalla principal, o al menos causar graves daños a sus equipos exteriores. El peso de combate "Ajax" un poco más de 38 toneladas, por lo que es conveniente para el transporte por avión de transporte, como el C-130 "Hércules". En aras de esta movilidad todo un regimiento de tanques "Challenger-2" pasará a "Ajax". (Jesús.R.G.)
Traducción y edición de la noticia original: Jesús Ríos 
Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

¿Se prepara Venezuela ante el posible convenio militar de la OTAN con Colombia?

China y Rusia proveerán armamento de alta tecnología a Venezuela, ¿se prepara el país suramericano para un escenario de confrontación? La compra fue anunciada el pasado miércoles por el presidente Nicolás Maduro, quien destacó que la adquisición será para hacer frente a las "amenazas" que se ciernen sobre Venezuela. La noticia se supo apenas días después que Caracas emitiera un comunicado para rechazar el posible establecimiento de un convenio militar entre Colombia y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Para el internacionalista venezolano Jean Paul Mertz, la decisión de Venezuela era previsible ante "el gesto de la OTAN hacia Colombia", que considera como "un intento de parte de la saliente administración Obama de dejar 'atadas' las situaciones en las que Trump ha sido crítico, en este caso, la configuración actual de la Alianza Atlántica". En opinión del analista, la posible presencia de la OTAN en la región "genera una incertidumbre que motiva a estrechar los lazos con aliados extrarregionales", como Rusia y China. 

Según lo anunciado por el gobierno venezolano, se dotarán con nuevos equipos a las fuerzas de acción especial "y a todas las tropas de acción rápida de la FANB". Sin embargo, lo que le preocupa a Mertz es "el silencio de los países de Unasur, ya que la ola derechista ha hecho que ignoren la Declaración de Suramérica como zona de paz", firmada por el bloque hace cuatro años en Perú. ¿Por qué Rusia y China? De acuerdo a las declaraciones del presidente Maduro, en los próximos días el ministro de Defensa, Vladímir Padrino López, viajará a Rusia y China para signar los acuerdos militares "y traer la tecnología y las armas más modernas del mundo". El analista político francés Romain Migus considera que la adquisición de los equipos a esos países garantiza que habrá dotación de repuestos y transferencia tecnológica, cosa que no es segura si se rubrican convenios similares con naciones de la OTAN: "es importante que todos los Estados amenazados por los intereses imperiales hagan acuerdos militares con sus aliados". 

Destacó que en el caso de Rusia, la cooperación militar no es nueva, ya que además de la compra de arsenal, "recientemente hubo ejercicios conjuntos hace algunos años en La Guaira (norte de Venezuela) con la Marina bolivariana". "Este anuncio viene a fortalecer una alianza muy racional en este tiempo, ante cualquier amenaza imperial de la OTAN y de Washington" que, a su juicio, se abre con la posible movilización de agentes de la Alianza Atlántica al sur de Latinoamérica. Migus alerta que la OTAN podría "utilizar a Colombia", bajo el pretexto de la lucha contra las bandas criminales o el narcotráfico, "como una base de EE.UU. contra los gobiernos que no están alineados con las políticas de Washington y de las potencias occidentales, en general". Recalcó que una base en Colombia no sería la única presencia de la OTAN en la región, puesto que hay asentamientos militares de la Alianza Atlántica ubicados en Las Malvinas y en Guayana Francesa. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

Una brigada de hierro frente a la amenaza rusa.


Una veintena de vehículos Bradley de combate, demasiado limpios para haber circulado recientemente, aguarda bajo el frío sol de Colorado. A pocos metros, en una enorme explanada casi al pie de Cheyenne, una de las Montañas Rocosas, el capitán Musk revisa un grupo de coloridos contenedores con material militar. En un par de semanas, los blindados y los inmensos depósitos metálicos estarán en suelo europeo. Como los casi 4.500 soldados estadounidenses procedentes de la base de Fort Carson que se posicionarán desde enero en los países del Este y los bálticos. El despliegue, el mayor de tropas norteamericanas y armamento pesado en Europa desde la Guerra Fría, busca reforzar la región frente al expansionismo ruso y mostrar el compromiso de Washington con sus aliados de la OTAN. 

El inicio de su misión coincidirá con la llegada a la Casa Blanca del nuevo presidente, Donald Trump, quien no sólo ha cuestionado la responsabilidad de EEUU hacia la Alianza Atlántica, sino que ha inquietado enormemente a sus socios que lindan con Rusia por su afinidad con el presidente Vladímir Putin. Pero en Fort Carson —donde EL PAÍS ha viajado invitado por la misión estadounidense en la OTAN— ni Musk, con su luminosa sonrisa de muchacho americano, ni sus mandos tuercen el gesto por la postura del republicano. “Nada ha cambiado, el compromiso y el espíritu de las tropas es exactamente el mismo”, afirma, serio, el sargento mayor David Gunn. Su objetivo, apunta el teniente coronel Stephen Capehart, es triple: verificar su competencia para lanzar en Europa una brigada blindada, reforzar la capacidad de trabajar con fuerzas aliadas y “contribuir a la defensa colectiva frente a toda amenaza”. Y esa amenaza es Rusia. 

En la jerga militar y de la OTAN dicen que su propósito es “reasegurar” a los socios de la Alianza en la zona, antiguos miembros de la Unión Soviética o países satélites: Polonia, Estonia, Letonia, Lituania, Rumania, Bulgaria. Pero ‘reasegurar’ quiere decir, básicamente, disuadir al Kremlin de las tentaciones de vulnerar la integridad de cualquiera de esos Estados tras la anexión rusa de Crimea y la guerra en el este de Ucrania, que en febrero cumplirá su tercer aniversario. La misión es también una demostración de fuerza del Ejército estadounidense, que llevará a territorio europeo además de a sus soldados, más de 2.800 vehículos militares —incluidos los ahora adormecidos Bradley, más de 80 tanques y numerosos trailers— y miles de armas de fuego. En Fort Carson, al tercer batallón de combate de la 4ª brigada de infantería —el asignado a Europa— le toca entrenamiento interior. Y los soldados de la conocida como Brigada de Hierro probablemente lo agradezcan. Son las seis de la mañana y el termómetro no sube de los 12 grados negativos. 

En el gimnasio, a ritmo de música maquinera, el teniente David Hart levanta pesas. Aun así, su camiseta del Ejército americano está impoluta. “La seguridad europea es nuestra seguridad”, afirma. Espigado y con el pelo muy corto, este especialista en ingeniería de 29 años explica que todo el batallón viajará a Polonia para después desplegarse, por compañías, en el resto de países de la región donde entrenarán junto a las tropas aliadas en los que serán los mayores ejercicios de la historia reciente de la OTAN. Hart se desplegará en Rumania. La soldado Abrianna Archuleta lo hará en Polonia. Es, a sus 18 años, la más joven de la brigada. Pequeña pero compacta, Archuleta fue campeona de lucha libre en su estado, Nuevo México, antes de alistarse, nada más terminar el instituto. Es especialista en sistemas de datos tácticos y una de las primeras mujeres en el equipo de artillería de primera línea. Quiere ser enfermera. Como sus compañeros, permanecerá nueve meses en su destino, rotatorio. La rotación son la fórmula que ha encontrado la OTAN para sortear la prohibición pactada con Rusia de establecer bases aliadas permanentes en los países del antiguo Pacto de Varsovia. 

La de Europa del Este es la primera misión de Archuleta. También la primera vez que sale de Estados Unidos. “Estoy muy emocionada”, reconoce con una pequeña sonrisa. No puede dar detalles técnicos de su papel en Polonia, pero apunta que la misión de la Brigada de Hierro, casi centenaria, es “ayudar a mantener la paz” El despliegue —dotado con un presupuesto de 3.400 millones de dólares (unos 3.250 millones de euros)— es hasta cierto punto controvertidos. Y no sólo por la postura del presidente electo hacia los países de destino, a quienes amenaza con dejar de defender —como marca el artículo 5 de la Alianza— si no aumentan su presupuesto para Defensa. También hay quien, como el ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, ve en el las maniobras una cierta provocación a Rusia. El experto en seguridad Paul R. Gebhard, analista del think tank Atlantic Council, no es de la misma opinión. “¿Cuántos países tiene que invadir Rusia —que ha cambiado sus fronteras varias veces en los últimos años— para ser considerada una amenaza ”, plantea con algo de ironía. 

En Washington, en el Pentágono, el subsecretario de Defensa de EEUU, James Townsend, ya de salida de la Administración, reconoce que tras la invasión de Georgia (en 2008) se subestimó a Rusia. Algo que, incide, no puede volver a pasar. Ante un reducido grupo de periodistas europeos, explica que la nueva misión —como las otras emprendidas en la región— pretende asegurar que “Rusia o cualquier otro” percibe, sin ambages, que los socios de la OTAN se defienden entre sí. El Pentágono, sin embargo, no tiene datos sobre la opinión de los estadounidenses acerca de una misión en países que muchos no han oído nombrar, en los que no hay guerra y frente a una amenaza que quizá no perciban. En Colorado Springs, una pequeña encuesta a los pocos ciudadanos que caminan bajo la nieve muestra un apoyo abrumador. Aunque la ciudad, una de las más conservadoras del país, reducto fervientemente republicano en un Estado que apoyó a Clinton en las elecciones de noviembre y capital de las iglesias evangélicas, es también sede de cuatro bases militares clave. No por casualidad fue escenario de la película Juegos de guerra. 
  
En Fort Carson, el sargento Matthew Venn, de 31 años, ultima los preparativos para su despliegue. Será la cuarta misión para este pelirrojo de Kansas, después de haber estado en Irak —dos veces—, Afganistán y Kuwait como comandante de tanques. “Nada que ver… Esta vez que no va a una zona de conflicto estoy muy confiada y muchísimo más tranquila. Incluso algo celosa”, bromea a su lado Theresa, su esposa, veterana y ahora profesora de educación especial. La pareja tiene tres hijos, que se afanan en redecorar uno de los árboles de Navidad de la base. Aunque, como los Venn, las familias de los soldados no están inquietas por el despliegue en Europa, el teniente coronel Capehart incide en que no hay diferencia entre las distintas misiones. Como Townsend, para quien ninguna misión es rutinaria: “No están allí para un desfile militar, no son una guarnición, no se han ido de vacaciones. Están allí para combatir si deben, aunque esperamos que no tengan que hacerlo”. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

Rheinmetall se adjudica un contrato sobre el Challenger 2 para una extensión de la vida.


Rheinmetall se ha adjudicado un contrato de prolongación de la vida sobre el Challenger 2 (CR2 LEP) en fase de evaluación por el Ministerio de Defensa del Reino Unido. El ejército británico está tratando de extender la vida útil del carro de combate Challenger 2 hasta 2035. Durante la fase de evaluación, Rheinmetall desarrollará soluciones en línea con las necesidades del Ministerio de Defensa. 

El programa incluye hacer frente a problemas de obsolescencia existentes, con Rheinmetall ofrece opciones que sustentarán la capacidad y la eficacia del Challenger 2. Al final de la evaluación de la fase Rheinmetall hará una oferta para la demostración, y fabricación en fases obre el contrato de servicio. Si tiene éxito, bajo la planificación actual, este contrato vería a  Rheinmetall convertirse en la autoridad de diseño para el Challenger 2 y abarcar la modificación del Challenger 2 a la norma Mc 2. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://defence-blog.com/

Traducción y edición de la noticia original: Jesús Ríos  
Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

Londres lucha por detener ‘amenaza’ de Armada rusa en Atlántico.


El Reino Unido se ve amenazado por acciones militares rusas en el océano Atlántico y lucha por hacer frente a una Armada rusa cada vez más agresiva. Expertos militares británicos, citados este miércoles por el diario local Daily Mail, han advertido de que los submarinos rusos están explorando los “puntos de estrangulamiento” en el Atlántico Norte y cerca de las aguas territoriales del Reino Unido. El miedo de Londres radica en que las fuerzas navales rusas podrían estar buscando conseguir “información crucial” sobre la fortaleza del sistema de defensa británico e incluso sobre el programa de submarinos nucleares Trident. Rusia ha sido capaz de obtener información valiosa sobre el comando y el nivel de preparación del sistema de defensa del Reino Unido. 

Los submarinos rusos (…) buscan información aun más sensible”, alertó Andrew Foxall, un experto en asuntos militares rusos. Según Daily Mail, la creciente actividad naval de la Marina rusa en la región supone una amenaza directa a la seguridad nacional británica, razón por la que la Marina Real Británica ha aumentado sus patrullas en la costa escocesa para monitorear movimientos sospechosos. “Rusia ha sido capaz de obtener información valiosa sobre el comando y el nivel de preparación del sistema de defensa del Reino Unido. Los submarinos rusos (…) buscan información aun más sensible”, alertó el experto en asuntos militares rusos Andrew Foxall, citado por el medio. "Rusia ha sido capaz de obtener información valiosa sobre el comando y el nivel de preparación del sistema de defensa del Reino Unido. 

Los submarinos rusos (…) buscan información aun más sensible”, alertó Andrew Foxall, un experto en asuntos militares rusos" Foxall sostuvo que en caso de que la Armada rusa consiga la firma acústica de uno de los cuatro sumergibles británicos de clase Vanguard, el país eurasiático podrá fácilmente rastrear y hundir a los submarinos antes de que puedan lanzar sus torpedos. En los últimos meses se han producido escenarios de tensión marítima entre ambos países. En octubre, la Armada británica envió varios buques de guerra para “acompañar” a la escuadra naval rusa liderada por el portaaviones Almirante Kuznetsov, que navegaba por el canal de la Mancha, al sur del Reino Unido, rumbo a Siria. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

Holanda primer país de la OTAN en dotar a sus vehículos blindados con un sistema de protección activa.


El Ministerio de Defensa holandés ha adjudicado un contrato a BAE Systems para la realización de una campaña de pruebas y verificación del sistema de protección activa Iron Fist del fabricante Israel Military Industries (I.M.I.) en sus vehículos de combate CV9035NL. BAE Systems, como fabricante de los vehículos CV9035 holandeses, será el contratista principal de la integración y, de resultar satisfactorias las pruebas, será también responsable de la instalación de este sistema que aumenta el nivel de protección del vehículo y de su tripulación. 

La decisión final se tomará previsiblemente a comienzos de 2018. Los CV90 desarrollados por BAE Hagglunds, parte de BAE Systems, se han configurado en múltiples versiones, incluyendo la CV9035NL para Holanda que integra una torre doble tripulada con el cañón Bushmaster III de 35 mm. y una ametralladora coaxial de 7,62 mm. El Real Ejército de Tierra holandés encargó en diciembre de 2004 184 de estos vehículos por un importe de 749 millones de euros, entregas que se llevaron a cabo entre 2007 y 2010. 

Características del Iron Fist 

El Iron Fist es el sistema de protección activa para vehículos blindados desarrollado por I.M.I. y emplea tanto sensores radar como electroópticos. Integra una solución “soft kill” mediante perturbación láser que ha probado su efectividad contra misiles AT-7 Metis. Como radar de detección emplea el RPS-10 de RADA Electronic Systems Ltd., del tipo AESA y miembro de la familia de radares Compact Hemisferic Radar (CHR). Dispone también de un sistema de alerta electroóptico diseñado por Elisra, filial de Elbit Systems. 

Como solución “hard kill” dispone de dos torres orientables cada una dotada de dos lanzadores que disparan proyectiles estabilizados que explotan al paso de la amenaza. I.M.I. ha desarrollado versiones tanto para vehículos pesados, ligeros como para emplazamientos fijos y en la edición de 2012 de Eurosatory presentó el Bright Arrow, resultado de combinar el Iron Fist con una estación de armas de empleo remoto de tal manera que en la torre orientable dispone de un perturbador láser como soft-kill y el lanza artificios hard kill junto a una ametralladora que puede ser orientada automáticamente hacia el punto de donde parte la amenaza I.M.I. ofrece el Iron Fist no solo en vehículos nuevos sino también como parte de programas de modernización como sería el del CV9035 holandés. 

También lo ha ofrecido como upgrade de carros de combate veteranos como el Magach israelí, a su vez un M60 modernizado. El Ejército de Tierra estadounidense también lo incluyó en la evaluación realizada entre 2009 y 2011 en el campo de pruebas de Aberdeen de cara a su instalación en vehículos del tipo MRAP o M-ATV (MRAP todo terreno). También se esperaba su instalación en algunos de los vehículos de transporte pesados Namer del Ejército israelí, sin embargo recientemente se anunció que estos irían dotados igual que los Merkava, con el Trophy de Rafael tras haber comprobado la eficacia de este en combate. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

viernes, 30 de diciembre de 2016

Los torpedos más avanzados del mundo.




En la actualidad, un torpedo se define como un proyectil autopropulsado que se desplaza por debajo del agua con capacidad para detonar en un objetivo específico, ya sea por proximidad o contacto. Los torpedos son las armas letales submarinas más comunes en plataformas navales tales como submarinos, buques de superficie, aviones y helicópteros. En Fieras de la Ingeniería enumeramos los 10 torpedos más avanzados del mundo en base a las características de rendimiento, velocidad, alcance y profundidad operativa.


Torpedo Black Shark
Torpedo Black Shark:
Denominado oficialmente como Black Shark Advanced (BSA), es una nueva generación de torpedo pesado multipropósito que puede ser disparado desde submarinos o buques de superficie, siendo diseñado para contrarrestar todo tipo de amenazas navales. El Black Shark, reemplazará progresivamente al veterano torpedo pesado A-184 utilizado por la Marina Italiana.

En la actualidad este modelo está siendo producido por los ingenieros de Whitehead Alenia Sistemi Subacquei (WASS) para importantes fuerzas navales, siendo ya integrado en los submarinos Scorpene, U209, U214 y U212. El torpedo tiene un diámetro de 53 centímetros, contando con sistema ASTRA (transmisión de sonar avanzado y arquitectura de recepción) y ojiva altamente explosiva. El sistema de propulsión con batería Al-AGO, el motor sin escobillas contrarrotativo y las hélices sesgadas, garantizan una velocidad máxima de 50 nudos (92,6 km/h) y un rango operativo de 50 kilómetros.


Torpedo F21

Torpedo DCNS
El F21, desarrollado por los ingenieros de DCNS, es un torpedo pesado de doble propósito eficaz contra submarinos y buques de superficie, el cual sustituirá al torpedo F17 mod2 utilizado por la flota de submarinos de la Marina Francesa. Con un peso de 1,3 toneladas puede integrarse en todo tipo de submarinos, incluyendo los SSBNs y SNs de propulsión nuclear, así como los de tipos diesel-eléctricos, pudiendo ser lanzados en los modos ‘swim-out’ o ‘push-out’.

El torpedo incorpora una cabeza acústica de nueva generación desarrollada por los ingenieros de Thales Underwater System, además de una ojiva con espoleta impacto/acústica. El F21 puede ser operado en profundidades que van desde los 10 m a los 500 m, accionado mediante propulsión eléctrica a través de una batería primaria de óxido-aluminio de plata (AgO-Al) que proporciona una velocidad de 25 a 50 nudos (hasta 92,6 km/h), en un rango de 50 kilómetros con una durabilidad operativa de una hora.


Torpedo Spearfish

Torpedo Spearfish
El avanzado torpedo pesado Spearfish desarrollado por los ingenieros de BAE Systems, es eficaz contra submarinos y amenazas de superficie en aguas oceánicas y costeras. Actualmente en servicio con la flota de submarinos de la Marina Real del Reino Unido, el torpedo de 1,85 toneladas de peso incluye una ojiva explosiva ‘Aluminised PBX’ de 300 kg, que se dirige al objetivo mediante el sistema de cable guía de alta capacidad y sonar activo/pasivo.

Su planta de energía se compone de un motor de turbina de gas que utiliza ‘Otto Fuel’ como un monopropelente líquido e hidróxidos de perclorato de amonio (HAP) como oxidante. Como resultado, el sistema de propulsión permite al Spearfish atacar objetivos en un rango de 48 kilómetros a baja velocidad.


Torpedo 62 (Torpedo 2000)

Torpedo 62 (Torpedo 2000)
El Torpedo 62, cuya designación de exportación es ‘Torpedo 2000’, es un sistema de torpedo pesado de doble propósito desarrollado por los ingenieros de Saab, utilizado principalmente por la flota de submarinos de la Marina Real de Suecia. El torpedo está diseñado para afrontar con alta precisión amenazas tales como submarinos y buques de superficie enemigos.

Este torpedo cuenta con un peso de lanzamiento de 1.450 kg, integrando una ojiva de alta explosividad y sistema de guiado activo/pasivo, con capacidad para operar a una profundidad de 500 metros hacia objetivos dentro de un rango de 40 kilómetros a una velocidad máxima de 40 nudos (74 km/h).


Torpedo DM2A4 Seehecht (SeaHake mod 4)

Torpedo DM2A4 Seehecht
Bajo la denominación de exportación ‘SeaHake mod 4’, el torpedo pesado DM2A4 Seehecht es la principal arma utilizada por los submarinos Tipo 212 de la Marina Alemana. Con un peso de 1,37 toneladas, puede afrontar todo tipo de objetivos navales como submarinos y buques de superficie.

Desarrollado por los ingenieros de Atlas Elektronik, el DM2A4 Seehecht emplea guía de cable de fibra óptica para establecer con precisión los objetivos bajo el agua y sobre el agua, integrando una ojiva de 255 kg. El torpedo está equipado con un motor de imán permanente de alta frecuencia y módulos de baterías de plata-zinc, que garantizan una velocidad máxima de 50 nudos (92,6 km/h) y un rango operativo de 50 kilómetros.


Torpedo Shkval-E

Torpedo Shkval-E
El Shkval-E es un misil submarino no guiado de alta velocidad desarrollado por los ingenieros de la Tactical Missiles Corporation JSC. El sistema de armas puede ser lanzado desde buques de superficie y submarinos hasta en un estado de la mar de nivel 4 desde una profundidad de 30 metros.

El arma submarina dispone de un peso de 2.700 kg e integra una ojiva de alta explosividad (TNT equivalente de 210 kg) con una espoleta de impacto por proximidad. El sistema de propulsión lo integra un jet hidro-reactivo y un cohete acelerador de combustible sólido que proporciona una alta velocidad que llega a superar los 200 nudos (370,4 km/h). El torpedo tiene un rango de lanzamiento efectivo de 7 km, así como una autonomía de crucero de 10 kilómetros.


Torpedo Mk48 ADCAP Mod 7 CBASS

Mk48 ADCAP Mod 7 CBASS
El Mk48 ADCAP Mod 7 con tecnología CBASS (Common Broadband Advanced Sonar System) es un torpedo desarrollado por los ingenieros de Lockheed Martin que emplea sistema de guiado activo/pasivo, orientación por sonar de banda ancha y avanzadas contra-contramedidas para detectar, rastrear y atacar objetivos en aguas profundas y poco profundas.

Actualmente es el torpedo pesado más avanzado en uso por la flota de submarinos de la Marina de los Estados Unidos y naciones aliadas, el cual dispone de un peso de lanzamiento de 1.676 kg y una ojiva de alta explosividad de 292,5 kg, siendo impulsado por un motor de pistón utilizando monopropelente ‘Otto Fuel II’. Como resultado, la velocidad y el alcance máximo del torpedo se establecen en 28 nudos (51,8 km/h) y 8 kilómetros respectivamente.



Torpedo MU90/Impact:
Torpedo MU90/Impact
El torpedo ligero avanzado MU90/Impact producido por los ingenieros de EuroTorp, un consorcio formado por WASS, DCNS Internacional y Thales, es totalmente interoperable con tubos de torpedos estándar de la OTAN y bastidores de bombas aéreas. Este torpedo de tercera generación, que pesa 304 kg y opera a profundidades de más de 1.000 m, tiene como objetivo cumplir con los requisitos operativos de la guerra antisubmarina del siglo XXI.

Siendo actualmente utilizado por las fuerzas navales de Francia, Italia, Alemania, Dinamarca, Polonia y Australia, es un arma submarina de propulsión eléctrica alimentada con batería de Óxido de Aluminio-Plata. Su sistema de propulsión asegura una velocidad máxima de 50 nudos (92,6 km/h) y un rango de 23 kilómetros a baja velocidad.


Torpedo MK 54

El MK 54, desarrollado por los ingenieros de Raytheon, es la plataforma de torpedo ligero más usada en el mundo integrando tecnologías probadas de las versiones MK 50 y MK 48 ADCAP. El torpedo puede ser disparado desde más de 20 plataformas de lanzamiento y ser accionado de manera efectiva desde buques de superficie, helicópteros y aviones de ala fija, contra cualquier navegación submarina enemiga con una profundidad operativa plena.

Con un peso de 276 kg, el torpedo se puede integrar con una ojiva de alta explosividad de 44 kg y con el sonar de baja frecuencia aéreo AN/AQS-22. Su sistema de propulsión accionado por propelente líquido, proporciona al torpedo una velocidad máxima de 40 nudos (74 km/h).

Torpedo A244/S Mod 3

Torpedo A244/S Mod 3
El torpedo ligero A244/S Mod 3, diseñado por los ingenieros de Eurotorp, es el último miembro de la familia A244/S de torpedos ASW de tipo ‘fire-and-forget’ utilizados por más de 16 marinas del mundo. Concretamente ha sido ideado para contrarrestar cualquier submarino nuclear y convencional enemigo que dispongan de avanzadas contramedidas anti-torpedo.

Con un peso de 254 kg, el torpedo incorpora un sofisticado buscador acústico y capacidades avanzadas de medidas de lucha ‘counter-counter’, con una profundidad máxima operativa de 600 metros. El A244/S Mod 3 es impulsado por un motor de corriente continua que acciona dos hélices que giran en sentido contrario, lo que garantiza una velocidad máxima de 36 nudos (66,6 km/h) y un alcance máximo de 13,5 kilómetros a baja velocidad. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

Guerra electrónica aérea: así tumba EEUU las comunicaciones del ISIS desde el aire.

Foto: El Lockheed EC-130H Compass Call, uno de los aparatos utilizados por EEUU para su guerra electrónica contra el ISIS. (Foto: Wikimedia Commons)

La diferencia entre un ejército y una turba es la organización, y para que pueda haber organización las comunicaciones son imprescindibles. Por eso, desde que la guerra existe las comunicaciones son un blanco legítimo en cualquier enfrentamiento. Interceptarlas, modificarlas (si es posible) o, como mínimo, escucharlas, puede dar al bando que lo consiga una ventaja fundamental. Si en la antigüedad se ha intentado interceptar correos y mensajeros, la invención de los sistemas de telecomunicaciones ha dado lugar a lo que hoy llamamos Guerra Electrónica. Y es en este terreno que EEUU está desplegando sus armas electrónicas más futuristas para intentar derrotar al autodenominado Estado Islámico (ISIS). 

Las tripulaciones de estos aparatos incluyen además de los pilotos, Oficiales de Guerra Electrónica, técnicos de mantenimiento y de inteligencia 
Todos los aviones de este tipo están integrados en el Ala 55 de la Fuerza Aérea estadounidense con base en Offutt (Nebraska) y hacen despliegues a bases regionales. La unidad opera 17 ejemplares de la versión Rivet Joint además de tres RC-135S Cobra Ball (empleados para inteligencia de tests de misiles balísticos) y dos RC-135U Combat Sent (especializados en captación de señales de radar). Los 17 Rivet Joint tienen todos el mismo equipo electrónico aunque los aviones fueron modificados a partir de diferentes versiones del transporte original (de ahí las variantes V y W).

El Boeing RC-135
Sus tripulaciones de hasta 30 personas incluyen además de los pilotos y tripulación de cabina Oficiales de Guerra Electrónica, técnicos de mantenimiento de los equipos y técnicos de inteligencia. Las diferentes variantes pueden identificarse por las antenas que llevan instaladas: los RC-135V/W unas características antenas planas de barrido electrónico en las ‘mejillas’ del aparato además de otras a lo largo del fuselaje y en las alas, y una ‘nariz’ alargada. La misión de estos aparatos es localizar con la mayor precisión posible las emisiones electromagnéticas de cualquier tipo, incluyendo comunicaciones por radio o teléfono móvil, identificarlas y pasar sus coordenadas a otros aparatos. Los Rivet Joint no tienen capacidades propias de ataque, ni ‘cinético’ ni electrónico, por lo que ni siquiera pueden interferir las comunicaciones halladas; dadas sus características de vuelo a menudo no pueden efectuar una geolocalización lo bastante precisa para usarla como solución de blanco para un ataque. 

Sin embargo los últimos modelos están equipados con sofisticados enlaces de datos que les permiten compartir la información recabada con otros aparatos de tal modo que diferentes aviones de distintos tipos (U-2S y los aparatos de guerra electrónica de la marina o la fuerza aérea) pueden localizar las mismas señales y triangular su posición con exactitud. Dependiendo de las circunstancias se procede entonces a interferir al emisor detectado (enmudeciendo un canal de comunicación) o bien a generar un ataque convencional sobre su posición, según convenga. Tan eficaces son en su tarea que no sólo los aparatos estadounidenses están permanentemente presentes en los teatros de operaciones, sino que el Reino Unido ha adquirido 3 ejemplares de la versión W bautizados como Airseekers, el primero de los cuales está ya operando en Oriente Medio. 

Más allá de escuchar 
Pero si los Rivet Joint carecen de la capacidad de interferir las comunicaciones enemigas, otros aparatos del arsenal estadounidense están diseñados específicamente para esta misión. Uno de los más grandes es el EC-130H Compass Call, una versión del clásico cuatrimotor de transporte C-130 Hercules equipada con material electrónico especializado para interferir con las transmisiones enemigas. Construidos sobre ejemplares de los años 60, los EC-130H llevan una tripulación de 13 personas que incluye como arma secreta entre sus 9 especialistas de misión a lingüistas que conocen los idiomas hablados por el enemigo. 

En el último mes EEUU ha hecho público su uso de los Rivet Joint y los Compass Call en Irak y Siria contra las comunicaciones del Daesh 
La misión de los Compass Call en Irak y Siria es interceptar las comunicaciones del Daesh en tiempo real introduciendo fricción en las líneas de mando y destruyendo su capacidad de coordinación para hacer más sencillo el trabajo de las tropas terrestres. Está claro que no sólo pueden interferir con frecuencias específicas para enmudecer líneas de mando, sino que también son capaces de ataques del tipo ‘man in the middle’ (intermediario), dando órdenes falsas que confundan y compliquen los despliegues del Daesh. Por ello, son muy demandados en las operaciones terrestres, aunque con sólo 14 ejemplares disponibles y los problemas de mantenimiento derivados de su venerable edad no siempre es posible su despliegue.

El avión Boeing EA-18G Growler
Si se considera necesaria una respuesta más contundente, las fuentes de señales pueden ser transmitidas por vía enlace de datos a un EA-18 Growler de la Marina estadounidense, la versión de guerra electrónica del cazabombardero embarcado A/F-18 que reemplazó en esta misión a los EA-6B Prowler que aún vuelan los Marines. 

Los Growler están diseñados para acompañar a las misiones de ataque de los A/F-18 interfiriendo y bloqueando tanto los radares como las comunicaciones del enemigo. Para ello disponen de dos contenedores externos de guerra electrónica AN/ALQ-99 que pueden generar hasta 6,8 kW mediante turbinas de impacto en su parte delantera. Esta potenciase dirige mediante diferentes antenas repartidas por el fuselaje y puede ‘cegar’ radares o bloquear comunicaciones radiales según convenga. El EA-18 lleva un contenedor especial de comunicaciones en lugar del cañón de la versión de caza y ataque, pero conserva la capacidad de transportar misiles (en espacial los antirradiación HARM para atacar radares), bombas de varios tipos y contenedores de asignación de blancos. La Fuerza Aérea Australiana dispone también de este tipo de aparatos.
Los Growler llevan una tripulación de piloto y oficial de guerra electrónica, encargado de manejar los equipos específicos, y su rendimiento aerodinámico es mucho mayor que el de sus antecesores. Disponen de una sofisticada cabina que incluye un casco con información integrada y numerosos radares de tipo AESA y plataformas de geolocalización. La cúpula de la carlinga tiene una rejilla dorada integrada que protege a los tripulantes de las emisiones electromagnéticas de los diferentes equipos. Trabajando en conjunto con los Rivet Joint o los Compass Call los Growler le dan a los comandantes la opción de responder con rapidez y efectividad a las señales capturadas, bien sea bloqueándolas, bien generando ataques con armamento táctico sobre su posición. Los Prowler, más antiguos, disponen de capacidades equivalentes aunque más reducidas pero llevan una tripulación de 4 (dos pilotos y dos oficiales de guerra electrónica) y no pueden acompañar a los aviones de ataque del mismo modo.
En el último mes la fuerza aérea estadounidense ha hecho público su uso de los Rivet Joint y los Compass Call en Irak y Siria contra las comunicaciones del Daesh, y se sabe que los Growler embarcados en el USS Theodore Roosevelt han realizado misiones de combate durante su reciente estancia en el Golfo Pérsico. Parece curioso pensar en algunos de los aparatos más sofisticados de las fuerzas armadas estadounidenses atacando a un enemigo tan primitivo que su sistema de comunicaciones está basado en radios comerciales y teléfonos móviles y del que se dice que sus soldados emplean Internet en el mismo campo de batalla. Los comandantes estadounidenses han presumido de atacar redes de telefonía móvil para silenciar comunicaciones militares, y de que sus esfuerzos de guerra electrónica han contribuido a los recientes reveses del Daesh en la región; algo poco habitual cuando se trata del empleo de aviones tan sofisticados y normalmente secretos. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook