Contador de visitas

lunes, 8 de agosto de 2016

Retrasos y sobrecostes: los problemas del portaaviones USS Gerald Ford.



Foto: (US Navy | Flickr)

Una de las principales herramientas de los Estados Unidos de América para mantener su posición en el mundo son sus grupos de portaviones. Capaces de dominar una zona de océano de centenares (o miles) de kilómetros a su alrededor, armados cada uno con más aviones de combate de los que disponen la mayoría de las fuerzas aéreas del mundo y con absoluta libertad para recorrer los océanos y posicionarse donde crean conveniente, son una estaca estratégica considerable. La leyenda dice que, ante una crisis, la primera pregunta del presidente a sus asistentes es la siguiente: ¿dónde están los portaviones? 

Tras la retirada del USS Enterprise, el país dispone de 10 de estos navíos activos de la clase Nimitz, pero el primero entró en servicio en 1975 y el último en 2009, y aunque la vida útil de uno de estos buques supera los 50 años, empieza a ser imperativo diseñar un reemplazo. Los nuevos de la clase Gerald R. Ford son similares en tamaño pero mucho más efectivos, diseñados para generar un 25% más de misiones aéreas con un 25% menos de tripulación, y cuentan con nuevas tecnologías (radares, reactores nucleares, catapultas y sistemas de recogida electromagnéticos) y capacidad de crecimiento futuro. Lo malo es que el primero de la clase, el USS Gerald Ford, lleva ya más de dos años de retraso sobre el plan previsto y, según un informe recién publicado, puede retrasarse aún más. El problema: algunos de esos sistemas nuevos no acaban de funcionar como deben y el barco no tiene la capacidad prevista. Como de costumbre, los retrasos y problemas están disparando el coste, que ya supera los 13.000 millones de dólares.


El USS Gerald Ford, en el astillero de Newport. (US Navy | Flickr)
El USS Gerald Ford, en el astillero de Newport

Los 10 portaviones clase Nimitz tienen 333 metros de eslora y desplazan 100.000 toneladas a plena carga; disponen de dos reactores nucleares que los pueden impulsar a más de 30 nudos de velocidad y pueden llevar hasta 130 aviones, aunque la dotación normal oscila entre 60 y 90 de diferentes tipos (habitualmente 3 escuadrones de caza/ataque dotados de F/A-18). Su tripulación es de 3.200 marinos, a la que hay que sumar 2.500 miembros del grupo aéreo. Disponen de cuatro ascensores entre la cubierta y los hangares y de cuatro catapultas de vapor para lanzar aviones de combate, equipo con el que pueden generar 120 misiones diarias durante 30 días y hasta 270 misiones al día durante una emergencia. 

Están diseñados para operar de forma autónoma durante 90 días sin reaprovisionamiento, aunque uno de ellos (el USS Theodore Roosevelt) estuvo 159 días seguidos sin tocar puerto o recibir combustible durante la Operación Libertad Duradera entre 2001 y 2002. Para reemplazarlos, se decidió optar por un diseño evolucionado a partir de los Nimitz, pero incorporando numerosas nuevas tecnologías con el fin de aumentar la capacidad de generar misiones, reducir la tripulación (el mayor coste a lo largo de la vida del barco) y mejorar la capacidad de recibir futuras mejoras, limitada en sus antecesores. El objetivo es que los Gerald R. Ford permanezcan activos hasta 90 años, entrado ya el próximo siglo, por lo que han sido diseñados ‘con crecederas’; de momento hay uno casi terminado, otro en construcción (USS John F. Kennedy) y un tercero contratado (USS Enterprise).

Entre los principales cambios están los nuevos reactores nucleares, hasta un 300% más potentes que los anteriores y que pueden generar mucha más electricidad de la necesaria hoy para acomodar futuras tecnologías como armas de haz de partículas o blindaje dinámico. Su diseño y el de las turbinas de vapor que transmiten su potencia incluye muchas menos piezas móviles como válvulas y la simplificación del sistema de tuberías, por lo que se reduce la necesidad de mantenimiento y el número de encargados. Asimismo, se reemplazan las catapultas de vapor y el sistema de recogida de aviones por sus equivalentes electromagnéticos (EMALS y AAG), que ocupan menos espacio y son más compatibles con el uso de drones, y se reestructuran la cubierta de vuelo y la isla (la superestructura superior), que cambia de lugar, se reduce en tamaño y modifica su forma para ser menos detectable en el radar.

Los cambios incluyen sólo tres ascensores desde los hangares en lugar de los cuatro de los Nimitz, pero con la mejora en la cubierta de vuelo y nuevos ascensores de munición avanzados que ocupan menos espacio el resultado es un mejor flujo de trabajo: los aviones podrán aterrizar, ser rearmados y reaprovisionados para volver a despegar en minutos en lugar de horas. Los cambios eliminan también la restricción que los Nimitz tienen en la catapulta 4 para lanzar aviones a plena carga. Así los buques de esta clase deben poder generar 160 misiones aéreas diarias durante 30 días, con picos de 270 por día. Cuando se resuelvan todos los problemas, quedarán 18 meses de pruebas antes de que el buque entre en servicio. La marina espera poder usarlo en 2021. El USS Gerald R. Ford dispone además de un nuevo radar de banda doble que usa supercomputadores IBM de origen civil para el procesamiento de señales; sus sucesores tendrán un sistema aún más avanzado y económico (380 millones frente a los 500 del radar de banda doble). 

Los radares avanzados están integrados en un sistema de defensa y control de combate automatizado que sólo necesita intervención humana para la reparación y el mantenimiento.  Los buques incorporan también un avanzado sistema de tratamiento de basuras por arco de plasma para reducir al máximo su volumen. Las medidas se traducen en una reducción del personal total embarcado a unos 4.200 tripulantes de los cuales 2.600 son marineros, cuyos acomodos también mejoran: los dormitorios de tropa ahora acomodan 40 personas frente a las 180 de los Nimitz y son mucho más tranquilos. Como anécdota, todos los baños del buque (heads, en la jerga de la marina) son unisex y carecen de urinarios y los marineros disponen de salas de descanso equipadas con WiFi, que no está disponible en los dormitorios.


El USS Gerald Ford, antes de ser botado en noviembre de 2013. (US Navy | Flickr)

Con todos estos cambios, se estimaba hacia 2005 que el coste total del primer Gerald R. Ford sería de unos 8.000 millones de dólares, a los que habría que sumar unos 5.000 millones de I+D aplicables a toda la clase; por entonces se esperaba que el primero estuviese en servicio hacia 2014 para reemplazar al USS Enterprise. Para 2009 estaba claro que algunos de los sistemas del barco no estaban dando el resultado esperado y la fecha de entrega se retrasó, primero, a febrero de 2016 y, luego, a noviembre de este año. Los costes aumentaron y, ya en 2009, se estimaban en 9.000 millones para el primero de la clase, ascendiendo el total a 14.000 millones de dólares. Entre los problemas, las catapultas EMALS y su integración con el barco, el sistema de frenado AAG y las adaptaciones denominadas ‘primero de clase’ que surgen en la construcción de cualquier nuevo diseño, unos 19.000 cambios según la marina.

No está listo para entrar en servicio
Según un recién filtrado memorándum sobre el estado actual del barco, que está en proceso de finalización y pruebas para su entrega, no está listo para el combate. Según la marina de Estados Unidos, está terminado en un 98%, con un 97% de los compartimentos internos acabados y revisados y más del 89% de las pruebas hechas. Pero según el análisis de un equipo de control de calidad, el navío no está preparado para entrar en combate. Problemas con las catapultas EMALS y, sobre todo, con el sistema de recogida de aviones AAG y con los once ascensores de munición harían imposible que el portaviones pudiera generar el número de misiones de combate diarias (160) y mucho menos la disponibilidad pico de 270. Si los problemas no se resuelven, lo que según el informe podría conllevar el rediseño de las catapultas y el sistema de frenado, el buque estaría severamente limitado en sus misiones de combate.

El Gerald Ford, durante su primer trayecto después de haber zarpado del astillero de Newport. (US Navy | Flickr)
El Gerald Ford, durante su primer trayecto después de haber zarpado del astillero de Newport

La mayoría de los inconvenientes parecen estar relacionados con la resistencia entre averías de los nuevos sistemas. El de frenado AAG se avería, de media, cada 25 ciclos de recogidas de aviones, lo que paraliza el aterrizaje de aparatos. Esto significa que la probabilidad de soportar uno de los parámetros clave, la capacidad de mantener cuatro días de operaciones continuadas sin averías es nula. Las catapultas EMALS tienen mayor fiabilidad, pero siguen estando por debajo de lo exigido: tienen un problema cada 400 lanzamientos cuando deberían poder realizar más de 4.100. Como mínimo tendrían que aumentar la robustez a una avería cada 1.600 despegues para poder cumplir con los requisitos. El avanzado radar de doble banda no ha sido probado en condiciones operativas adecuadamente y se desconoce su funcionamiento. Los ascensores de munición tampoco han sido probados como debieran. 

En conjunto, la comisión determinó que el barco tenía un 7% de probabilidades de superar la prueba de cuatro días de operaciones. Cuando todos estos problemas se resuelvan, aún quedarán 18 meses más de pruebas, incluyendo las de resistencia al 'shock', antes de que el buque pueda entrar en servicio. La marina espera poder usarlo en despliegues reales para 2021 para rebajar la sobrecarga que está suponiendo mantener la presencia prevista con sólo los diez Nimitz operativos. Pero esa fecha parece cada vez más un objetivo inalcanzable: la incorporación de demasiados sistemas nuevos al mismo tiempo al diseño está provocando el caos en el proceso de compra de material de las fuerzas armadas de Estados Unidos. Más que una costumbre, parece una característica. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de ms paginas Twitter y Facebook                               

Ucrania planea poner a prueba nuevo misil balístico táctico en la segunda mitad de 2016.

Ucrania va a realizar el primer lanzamiento de prueba de un nuevo misil balístico táctico en la segunda mitad de 2016. El nuevo proyecto militar de Ucrania hecho se dio a conocer en relación con el desarrollo de un nuevo misil balístico de superficie a superficie, llamado GROM-2 (Thunder-2) diseñado por el «Pivdenne» Oficina de Diseño para un cliente no identificado. A pesar de pocos fondos en 2009-2013, Pivdenne ha desarrollado soluciones fundamentales para mejorar las características técnicas del Grom-2 dirigidos al mercado de exportación y la cooperación técnico-militar. 

Un mayor desarrollo del sistema de las fuerzas terrestres de misiles permitirá una cadena de mando unificada para operar de forma independiente en el nivel táctico, pero incorporado en una red de intercambio de información de los recursos existentes, así como las fuentes de reciente introducción, al igual que los vehículos aéreos no tripulados y los datos de satélites de observación. El alcance máximo del misil nuevo complejo multifuncional de Ucrania es de 350 km para la versión de exportación y 500 km para la versión del ejército Ucrania. El intervalo mínimo es de 50 km. Fuentes de Ucrania indican que el nuevo complejo Grom-2 sería comparable a las de los misiles Iskander-M rusos con un rango de 250-300 km, y Ucrania tiene la intención de comercializarlo para la exportación. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://defence-blog.com/

Traducción y edición de la noticia original: Jesús Ríos 
Puedes seguir todas mis noticias a traves de ms paginas Twitter y Facebook                               

Cómo el Ejército de EE.UU. se prepara para 'lo impensable': una guerra contra Rusia y China.

Durante los últimos 15 años el Ejército de Estados Unidos solo se preparaba para una guerra contra la insurgencia. Ahora está 'afilando' las armas para dirigir sus efectivos contra otra fuerza equiparable y poder contener a nivel global una hipotética "agresión indeseada" de un enemigo casi parejo, sostienen en la revista digital 'The National Interest'. El autor del blog, dedicado a los temas de defensa, ha llegado a esta conclusión a partir de una reciente entrevista del teniente general estadounidense Michael Williamson. 

"Somos excelentes en la contrainsurgencia", aseguró el militar. "Estamos desarrollando sistemas para estar preparados para toda la gama de posibles conflictos". Como uno de los responsables del desarrollo de armamentos y transportes para el Ejército, el oficial explicó que algunas tecnologías se están proyectando específicamente con la perspectiva de un conflicto a gran escala en mente. Eso supone ser capaces de hacer frente a las fuerzas mecanizadas y los vehículos blindados del enemigo, sus armas de precisión de largo alcance, etc. El Ejército "no espera ni busca" un conflicto con naciones comparables en fuerza disponible con EE.UU., como Rusia y China, señaló Williamson. Pero su mando se muestra sumamente preocupado por lo rápido que estas potencias se están modernizando militarmente. Por eso, deduce la revista, quiere preparar a las tropas para "lo impensable": una guerra contra estos dos países. 

Los generales han sacado experiencia y habilidades de las guerras de Irak y Afganistán, que propician unos cambios en la doctrina castrense, la manera de entrenarse, los vehículos blindados, las armas de precisión de largo alcance y las telecomunicaciones para conectar unidades distribuidas en una amplia zona de terreno. En particular, quieren enfocarse en las maniobras combinadas de distintas armas. Otro aspecto clave de la futura estrategia del Ejército es ensanchar el área de seguridad alrededor de las fuerzas mecanizadas en comparación con la práctica de los últimos años. El Pentágono quiere fortificar su personal y su material bélico con sensores de largo alcance, municiones de protección, armas de precisión y tecnologías de red. Estas medidas fortalecerán las capacidades de ataque, con el fin de que los propios militares sean un objetivo cada vez más difícil de alcanzar para los enemigos. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de ms paginas Twitter y Facebook                               

Catorce nuevo Y-9 aviones de transporte militar de Shaanxi descubiertos en China.


Click to enlarge image



Las fotografías del nuevo avión de transporte militar de Shaanxi Y-9 en uno de los aeródromos militares de China, surgieron en las redes sociales el 1 de agosto. A juzgar por las fotos recientemente, no hay duda de que el proyecto Y-9 ha entrado en producción en serie. Según la nota de prensa de la Shanfei de doble propósito del proyecto de transporte táctico Aviones Y-9 se ha reiniciado. Alta dirección de Shanfei reconoció elementos que ocasionaron el retraso de este importante proyecto. 

El Y-9 es un avión de medio alcance turbohélice de tamaño mediano diseñado y fabricado por Shaanxi Aircraft Corporation. Derivado del (An-12 Cub) aviones de transporte, los Y-9 tienen características mejoradas en los motores y una aviónica moderna, incluyendo una cabina de "vidrio", y se cree que es comparable al Lockheed Martin C-130J. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de ms paginas Twitter y Facebook                               

La chapuza del avión gasolinera KC-46, o cuando comprar 'made in USA' sale caro.



Foto: Un Boeing 767 italiano (del que deriva el KC-46) proporciona combustible en pleno vuelo a un Edwards B-52 sobre el desierto de Mojave, en California
Disponer de un punto de reabastecimiento de combustible volador multiplica la capacidad de una fuerza aérea, permitiendo a sus aviones de combate llegar mucho más lejos y estar en el aire mucho más tiempo: por eso los aviones-gasolinera tienen una capacidad estratégica de enorme importancia en la guerra moderna.  La primera fuerza aérea en demostrar la potencia del concepto, la US Air Force (USAF), dispone actualmente de centenares de tetrarreactores Boeing KC-135 Stratotanker con los que carga de carburante a miles de aviones en todo el mundo. 
Pero este aparato se diseñó originalmente en los años 50; de hecho proviene del prototipo Dash-80 de Boeing que dio origen al Boeing 707, el primer gran reactor de pasajeros, y aunque muy mejorados los KC-135 actuales van necesitando un recambio.  Tras muchos dimes y diretes este recambio será el Boeing KC-46A Pegasus, un derivado del avión de pasajeros Boeing 767 del que estaba previsto entraran en servicio 18 unidades en agosto de 2017. Pero problemas detectados en los prototipos supondrán otro nuevo retraso hasta enero de 2018 y 393 millones de dólares de sobrecoste, a sumar a los más de 1.500 acumulados hasta ahora. Para colmo de ironías el diseño competidor europeo, el KC-30 derivado del avión de pasajeros Airbus A330, vuela ya con varias fuerzas aéreas aliadas desde hace años.

El equilibrio entre peso y alcance
En un avión de combate hay múltiples equilibrios de ingeniería que cuadrar: si se refuerza la estructura el aparato será más resistente y podrá llevar más carga o armas, pero aumentará el peso reduciendo el alcance. Si se ponen depósitos más grandes necesitará motores más potentes para moverse con un consumo superior, con lo que quizá el aumento de combustible termine teniendo saldo negativo. O quizá sea necesario reducir a carga útil para obtener un mayor alcance, como se hace a menudo en los aviones con base en portaaviones. Una forma de resolver el problema es colocar una gasolinera en el cielo; un avión cisterna (o nodriza) capaz de suministrar combustible en vuelo a otros aviones, que de este modo ven aumentada su autonomía, alcance y persistencia de combate casi hasta lo que aguante la tripulación y además pueden despegar con la carga de armas completa y los tanques semivacíos. De ahí la importancia de esta clase de aparatos. La idea de repostar combustible en el aire nació en los años 20 del siglo pasado, cuando se utilizó para realizar proezas aeronáuticas un tanto absurdas.
 
La idea de repostar combustible en el aire nació en los años 20 del siglo pasado, cuando se utilizó para realizar proezas aeronáuticas un tanto absurdas como mantener un avión en el aire sin aterrizar durante 27 días seguidos. Los experimentos continuaron durante los años 30 con éxito, pero la técnica no se empleó en combate durante la Segunda Guerra Mundial, aunque estaba previsto usarla para enviar bombarderos británicos al frente japonés en 1945; las armas atómicas y la invasión rusa de Manchuria lo hicieron innecesario. La llegada de los reactores a finales de los 40 agravó el problema, ya que este tipo de motores gastan mucho más combustible, de modo que las fuerzas armadas estadounidenses pusieron a punto no un sistema funcional de repostaje en vuelo, sino dos diferentes: uno para los aviones con base en portaaviones de la marina y la Infantería de Marina y otro diferente para los de la fuerza aérea.

Cómo repostar un avión en vuelo
La marina emplea el sistema de cesta-sonda, con una manguera flexible que cuelga detrás del avión nodriza y termina en una cesta similar a las plumas de una pelota de badmington que el avión receptor empala con una sonda rígida de la que dispone. Funciona muy bien con aviones pequeños y maniobrables como cazas y permite usar casi cualquier aparato de transporte como cisterna con pocas modificaciones y el añadido de un sistema retráctil de manguera.
Otra ventaja es que puede repostar a varios aparatos a la vez. A cambio la manguera tiene poca capacidad, de modo que el repostaje es más largo. Es el sistema por el que han optado casi todas las fuerzas aéreas occidentales y fue copiado por la URSS, por lo que también lo usan Rusia, la India y China. La USAF, en cambio, utiliza otro sistema diferente llamado de pértiga porque emplea un vástago rígido alargable que dispone de un pequeño par de aletas en su extremo. El avión receptor dispone de un orificio en la parte superior y el avión cisterna maniobra la pértiga hasta engancharla con este orificio: al ser un tubo rígido tiene mayor capacidad y opera con mayor rapidez, y se puede usar para repostar aviones grandes y menos maniobrables (los movimientos de ajuste los hace la pértiga).  A cambio se necesita un operador muy bien entrenado para la pértiga, sólo se puede repostar un avión a la vez y la mayoría de los helicópteros no lo pueden usar. 
La pértiga es usada además por Holanda, Israel, Turquía (que dispone de KC-135s estadounidenses de segunda mano) y por Irán (que dispone del único Boeing 747 adaptado para este uso).  A partir de los años 60 tanto el sistema de la marina como el de la fuerza aérea se extendieron y desarrollaron, convirtiendo el repostaje en vuelo en rutina; se emplea en misiones de combate, incluso transcontinentales, en traslados de aparatos o en misiones de transporte o espionaje; algunas de ellas imposibles antes del uso de esta técnica.  Por ejemplo el avión espía SR-71 Blackbird, capaz de superar tres veces la velocidad del sonido, usaba un combustible especial y necesitaba la versión especial del KC-135 llamada Q, con una pértiga especial de alta velocidad e instrumentación diferente. El SR-71 despegaba casi vacío y necesitaba repostar al principio de sus misiones y cada 90 minutos de vuelo supersónico; los KC-135Q tenían que desplegarse adecuadamente.

A la búsqueda del nuevo avión cisterna
A pesar de las numerosas mejoras para principios de siglo estaba claro que los KC-135 estaban alcanzando su límite de futuro desarrollo y era necesario empezar a diseñar un nuevo avión cisterna para reemplazarlos. Así se lanzo un primer programa en el año 2000 con la idea de alquilar (no comprar) 100 ejemplares de una versión adaptada del avión de pasajeros Boeing 767 denominada KC-767A. La idea causó polémica política, especialmente cuando se descubrió un presunto escándalo de corrupción con sobornos de por medio para adoptar el aparato. El programa se canceló en 2003, pero el problema continuó. En 2006 se lanzó de nuevo la compra, esta vez como un proceso competitivo denominado Programa KC-X con varias diferencias.

Para el KC-X Boeing presentó una versión del B-777 de pasajeros llamada KC-777 Strategic Tanker de mayor capacidad. La sorpresa vino de la mano de la compañía europea Airbus que presentó (asociada con la estadounidense Northrop Grumman) el A-330 MRTT basado en el avión de pasajeros Airbus A330, bajo la denominación KC-45. La oferta se reformuló en 2007 y pretendía adquirir 179 aviones (1 prototipo y 178 operativos) por un importe cercano a los 40.000 millones de dólares para entregar hacia 2016/17; el cambio de condiciones molestó a Airbus/Northrop, especialmente cuando Boeing aprovechó para cambiar su oferta y reemplazarla por una versión del B-767.


Era la primera vez que un competidor extranjero optaba con posibilidades reales a un concurso de armamento estratégico en los EE UU, de modo que el asunto generó polémica. En especial cuando en 2008 la USAF anunció que el ganador del concurso KC-X era el KC-45 de Airbus/Northrop. En pocos meses una protesta de Boeing el convirtió en una investigación que acabo por cancelar el programa KC-X, y por tanto la victoria de Airbus, reabriendo el proceso de compra. Esta vez Northrop Grumman se retiró, y aunque Airbus persistió el resultado era cantado y se optó por el KC-46 de Boeing. Eso sí: para entregar 18 de ellos en 2017 y con un precio fijo; cualquier retraso o sobrecoste tendría que asumirlo el fabricante.

Retrasos y sobrecostes para Boeing
El KC-46 está basado en la versión 767-200LRF (Long Range Freighter, carguero de largo alcance) de su pariente civil, que combina elementos de varias versiones incluyendo los motores, 'flaps', cabina y sistema de vuelo ‘fly-by-wire' de la versión 767-400ER. El aparato vuela con tres tripulantes (dos pilotos y un técnico de reabastecimiento) y además de combustible puede configurarse para transportar hasta 190 pasajeros, 19 pacientes o 19 palés de carga estándar. 

Tiene 48,5 m de longitud, 47,6 m de envergadura una altura máxima de 15,8 m. En vacío pesa algo más de 82 toneladas y el peso máximo al despegue es de casi 187 toneladas. Sus dos motores Pratt&Whitney PW4062 le impulsan a una velocidad de crucero de 850 km/h; su techo de vuelo excede ligeramente los 12.200 m, y tiene un alcance de hasta 12.200 km. Tras una serie de pruebas quedó claro que la pértiga de reabastecimiento tenía problemas de rigidez y se combaba al repostar aviones grandes. Para mediados de este año ya estaba claro que el programa tenía problemas: la Fuerza Aérea había destinado 4.900 millones de dólares al desarrollo del KC-46, y cualquier sobrecoste tendría que ser asumido por Boeing, que ya había anunciado casi 1.600 millones a sus accionistas. Tras una serie de pruebas con el primer prototipo, quedó claro que la pértiga de reabastecimiento tenía problemas de rigidez y se combaba al repostar aviones grandes como el transporte C-17. 

Esto sumó otros 393 millones de dólares a los sobrecostes ya encajados y, lo que es peor, retrasó la entrega de los primeros 18 aparatos a enero de 2018, como pronto. En julio se anunció que la nueva pértiga ya está lista y ha pasado sus pruebas. Al paso que va el KC-46 puede acabar siendo ruinoso para Boeing en términos económicos, pero también de imagen. Y por si la pérdida de casi 2.000 millones de dólares y de prestigio no fuese suficiente para Boeing, y los retrasos problemáticos para la USAF, el KC-30 (versión australiana del Airbus A330 MRRT-KC-46 que perdió el último concurso) lleva desde 2014 operando sin problemas y suministrando combustible a aviones aliados, incluyendo los estadounidenses. Comprar 'Made in America' le está saliendo caro tanto al comprador como al vendedor, parece. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de ms paginas Twitter y Facebook                               

La Marina de EE.UU. pone a prueba sus sorprendentes vehículos de combate no tripulados (video).

En las últimas semanas, el cuerpo de la Marina de EE.UU. puso a prueba algunos de sus robots de combate no tripulados en los que viene trabajando desde hace años, una idea que cada día toma más fuerza a raíz de la expectativa de que en un futuro cercano los combates armados serán librados por máquinas, informa el portal Defense Sistems. Entre los equipamientos testados se destaca el Sistema Robótico Modular Armado (MAARS, por sus siglas en inglés) desarrollado por el contratista de defensa Qinetiq, que combina funciones de vigilancia, reconocimiento y ataque. 

Similar a los SWORDs, armados con ametralladores M249, cuenta con diferentes tipos de armas de fuego, incluso ametralladoras M240B y lanzagranadas M203. Tiene un régimen de autonomía de hasta 12 horas, un visor de 360 grados y láser para encontrar objetivos. Por otra parte, el Transporte Táctico Multipropósito no Tripulado (MUTT, por sus siglas en inglés) de la compañía General Dynamics, es una unidad similar cuyo objetivo es seguir a las tropas y custodiarlas durante el transporte de suministros. Cuenta con una ametralladora ubicada en su parte superior y puede cargar más de 270 kilogramos.


Transporte Táctico Multipropósito no Tripulado (MUTT)
Transporte Táctico Multipropósito no Tripulado (MUTT)Mike Blake

Significativamente más pequeño que cualquiera de los vehículos terrestres, la Marina presentó el sistema aéreo no tripulado PD-100 Black HornetNano, que cabe en la palma de la mano. Diseñado por la empresa noruega Pro Dinamics y con un peso inferior a 28 gramos, puede realizar funciones de vigilancia de día y noche y cuenta con sensores de video infrarrojos de onda larga que ofrecen información en tiempo real.

Sistema aéreo no tripulado PD-100 Black Hornet Nano

Sistema aéreo no tripulado PD-100 Black Hornet NanoMike BlakeReuters

Además de las tecnologías de combate fueron probados dispositivos para la purificación del agua, el reutilizamiento de la energía y de tipo médico. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de ms paginas Twitter y Facebook                               

Tanque Tipo 96. A partir de la segunda generación va la tercera .

 
Durante mucho tiempo, el ejército chino estaba preocupado por la situación en torno al principal tanque de batalla Tipo 99, el alto precio que dificulta la compra de los mismos. En este contexto, China sigue prestando gran atención a la modernización del tanque Tipo 96, que incluye la participación en competiciones militares en Rusia. De acuerdo con medios de comunicación rusos, los organizadores apreciaron la posibilidad de una nueva versión del Tipo 96B. Esta versión está especialmente diseñado para equipar los compuestos PLA montaña.

El tanque se ha creado sobre la base del tanque tipo 80. Por lo tanto, el tanque Tipo 96 es un tanque de segunda generación, que está mejorado continuamente a través de la instalación de cañones de 125 mm y un más potente motor, la mejora del sistema de control de incendios y las comunicaciones. En la actualidad, hay alrededor de 2.000 tanques Tipo 96 y Tipo PLA 96A, Tipo 88 con el número de unidades de 2500. El compartimiento del motor permite utilizar un motor con un volumen de 3,2 metros cúbicos y una capacidad de 730 CV. Por un cuidadoso estudio del compartimiento en la versión tanque 96B fue posible utilizar un motor con una potencia de motor de 1100 caballos de fuerza, el tanque está equipado con una transmisión automática y suspensión hidráulica. 


De acuerdo con los resultados de las últimas pruebas del tanque mostrado con buenos resultados - fácil de escalar pendiente de 30 grados y con una velocidad máxima de 40 kmh. El costo del tanque tipo 96A es de 5 millones de yuanes, en comparación con 10 millones en el Tipo 99 (de acuerdo con algunos informes, el último precio fue de 16 millones de yuanes). Según el fabricante, el costo de un tipo 96B es de entre 6 y 7 millones de yuanes, dependiendo de si el tanque está equipado con una unidad de máquina-gun controlado a distancia en el techo de la torre o no. (Jesús.R.G.)

Fuente: http://forum.militaryparitet.com

Traducción y edición de la noticia original: Jesús Ríos
Puedes seguir todas mis noticias a traves de ms paginas Twitter y Facebook                               

Las Fuerzas Armadas rusas contarán con un misil tierra-aire de nueva generación.


Este sábado, el viceprimer ministro de Rusia, Dmitri Rogozin, anunció la llegada de un misil tierra-aire de nueva generación desarrollado por Almaz-Antey, la mayor empresa rusa de fabricación de armas. "La compañía Almaz-Antey ha presentado a sus colegas del Complejo Militar-Industrial los resultados de las pruebas de la familia de misiles tierra-aire de nueva generación destinados a la Armada de Rusia y a las Fuerzas Armadas", expresó Rogozin a través de su perfil de Facebook. A finales del año pasado, el teniente general Alexánder Leónov, jefe de las Fuerzas de Defensa Antiaérea de Rusia, informó de la entrega en 2016 de los nuevos misiles, elaborados para el más moderno sistema de defensa para tropas terrestres de mediano alcance, conocido como 'Buk-M3'. 


En junio de este año, la agencia TASS comunicó sobre la realización de las pruebas del sistema Buk-M3 en el polígono de misiles de Kapustin Yar, cerca de la ciudad rusa de Astracán. En esa ocasión, expertos de Almaz-Antey llevaron a cabo con éxito lanzamientos de prueba contra objetivos determinados. Aunque las características del Buk-M3 y de los nuevos misiles no se han dado a conocer, el portal ruso Lenta señala que estos podrían alcanzar blancos a una distancia de hasta 70 kilómetros y a una altitud máxima de 35 kilómetros, superando a su 'predecesor', capaz de destruir objetivos aéreos a una altitud de 15 kilómetros a 25 kilómetros. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de ms paginas Twitter y Facebook                               

Huntington Ingalls Industries avanza en la construcción del buque de proyección estratégica LHA-7 para la Armada de EEUU.

http://i.kinja-img.com/gawker-media/image/upload/k7450bd6pixbyjdkoawl.jpg
 
El astillero estadounidense Huntington Ingalls Industries (HHI) se ha adjudicado hacia finales de mes de junio reciente, un contrato de la Armada de Estados Unidos (US Navy) para el inicio de la construcción del buque de proyección estratégica LHA-8, un buque de asalto anfibio con cubuerta de vuelo de gran porte. A mediados de julio, HHI procedió con la instalación de la superestructura del LHA-7, futuro USS Tripoli, cuyo lanzamiento (botadura) está programado para mediados del próximo año y su entrega a la Armada para 2018. Este complejo procedimiento se llevó a cabo tres semanas por delante de los estipulado en el cronograma. La cubierta tiene un peso aproximado de 701 toneladas cortas y su izado ha requerido el uso de tres grúas. La primera unidad de este nuevo tipo de buques de proyección estratégica fue el LHA-6 USS America, que fuera entregado a la US Navy en el 2014. 
Los navíos LHA-1 al LHA-5 corresponden a los buques de la Clase Tarawa, los que han de ser reemplazado por estas nuevas embarcaciones porta aeronaves, con capacidad de asalto anfibio. El contrato para la construcción del LHA-8 está valorizado en 3,100 millones de dólares, si todas las opciones son ejercitadas. El convenio recién adjudicado corresponde a la fase de planificación, ingeniería de detalle y adquisición adelantada de materiales, con un valor de USD272,467,162. Cabe anotar que HHI fabricó sus dos primeros buques de asalto anfibio de configuración similar – la Clase Jima – allá por el año 1966. Desde entonces ha fabricado los cinco navíos de la Clase Tarawa (LHA) y las ocho unidades de la Clase Wasp (LHD), así como el LHA-6 USS America, primero en su serie. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de ms paginas Twitter y Facebook                               

¿Qué robots de combate defenderán a Rusia?


Urán-6
Urán-6Said
El Ejército ruso está llevando a cabo la introducción de robots en todos los ámbitos armamentísticos. Del desarrollo de estos robots se encarga el Fondo de Investigaciones de Avanzada, análogo ruso de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa estadounidense (DARPA, por sus siglas en inglés).

El Ministerio de la Defensa de Rusia adoptó el concepto de desarrollo y uso de sistemas robóticos de combate para el período hasta el año 2025. De acuerdo con este documento, la representación de los robots en la estructura de armas y equipo militar del Ejército ruso debería alcanzar el 30%, según informa el portal Gazeta. Estos son los novedosos sistemas ya presentes en el Ejército o que se recibirán en el futuro.
Aprobado en Siria

El complejo robótico Urán está destinado a tareas de vigilancia, desminado y apoyo al fuego para las unidades de combate, de reconocimiento y los cuerpos antiterroristas de las Fuerzas Especiales. Ciertas unidades del complejo mostraron el pasado abril su eficacia durante la operación de desminado de zapadores rusos en la ciudad siria de Palmira. Una de ellas es Urán-6, un vehículo blindado ligero controlado mediante un mando a distancia que abre pasillos de 1,75 metros de ancho en los campos minados. 

En función del dragaminas, este aparato de 1,4 metros de altura puede pesar entre seis y siete toneladas y superar paredes de hasta 1,2 metros. El robot se puede manejar desde una distancia máxima de un kilómetro y funciona de manera similar a un tractor que ara la tierra, con la diferencia de que el Urán-6 detona las minas que encuentra en su camino. También se utilizó en Siria el sistema Urán-9. Es un vehículo de combate no tripulado con una ametralladora pesada y un cañón que dispara ráfagas de 350 a 400 por minuto.
Un robot todoterreno

En las zonas urbanas se aconseja usar otro avance prometedor: un robot biomórfico bautizado como Rys ('lince', en ruso). El robot tendrá cuatro patas y será parecido a un cuadrúpedo.
El aparato, que se planea lanzar en 2019, estará capacitado para desplazarse a través de infraestructura industrial destruida. Podrá moverse también por superficies congeladas, cubiertas con hojas caídas y con hierba de hasta un metro de altura, así como sobre nieve y acumulaciones de agua con profundidades de 40 centímetros. Está previsto que el Rys sea empleado en tareas de vigilancia o evacuación de heridos y muertos. Durante una visita al Centro de Investigaciones de Máquinas de Precisión,  el presidente ruso, Vladímir Putin, observó cómo funciona un 'robot-avatar' motociclista controlado por un operador de forma remota.
La vida de los soldados, más fácil que nunca

El modernizado robot militar ruso Nerejta 2 será probado en un polígono militar a finales de este año. La máquina renovada deberá formar parte del equipamiento del 'soldado de futuro' del Ejército ruso. La máquina será de amplio uso. Servirá como medio de transporte, ayudará al soldado a llevar a cabo sus objetivos con mayor rapidez y será capaz de batir blancos. El robot podrá recibir órdenes mediante señales y un sistema de reconocimiento de voz. 
En general, la cantidad de las plataformas robóticas ha aumentado significativamente. Por este motivo Rusia planea crear un centro para desarrollar la técnica robótica cuya tarea consistiría en formar una plataforma básica unificada para todas las máquinas y reducir los costos de producción. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de ms paginas Twitter y Facebook                               

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...