Contador de visitas

martes, 11 de octubre de 2016

Diez años después del primer ensayo nuclear norcoreano: ¿Qué llevó al país a desarrollar 'la bomba'?

Corea del Norte se convirtió en la octava nación nuclear del mundo y en una de las llamadas potencias 'no declaradas' junto a la India, Pakistán e Israel. En octubre de 2006, un inusual terremoto sacudió la parte norte de la península de Corea. Las muestras sobre la calidad del aire en la zona, tomadas por un avión estadounidense, confirmaron que el país ermitaño había logrado detonar una bomba nuclear.


El primer ensayo nuclear de Pyongyang, en 2006, fue condenado unánimemente por los líderes mundiales, así como por la OTAN y la UE, incluido el presidente ruso Vladímir Putin, quien lamentó "el daño para el régimen de la no proliferación de armas de destrucción masiva en el mundo". Con esta prueba empezó la historia contemporánea de la Corea del Norte que conocemos hoy: un país presionado por las sanciones internacionales y fuertemente criticado para que abandone su programa nuclear, pero que sigue con los ensayos a pesar de todas las consecuencias, justificándolos por la necesidad de garantizar su soberanía en un entorno hostil. Pero la situación pudo haberse desarrollado de forma diferente.
Génesis del programa
No será ninguna sorpresa saber que fue EEUU quien fomentó el 'sentimiento nuclear' de Corea del Norte, después de haber luchado contra el país asiático durante la guerra de 1950-1953. En la Guerra de Corea, Washington supuestamente contemplaba bombardear Pyongyang y sus alrededores con siete bombas atómicas. Esta amenaza empujó al líder norcoreano, Kim Il-Sung, hacia la idea formar su propia industria nuclear. El desarrollo empezó en forma de una industria civil. Entre los años cincuenta y setenta, fue creado el centro de investigación nuclear con un reactor soviético de dos megavatios de potencia, incapaz de producir plutonio militar. Además, el país entró en el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).


Sin embargo, la nación socialista decidió proseguir con la creación de armas nucleares, y para ello pidió apoyo a China. En 1985, la URSS presionó a Pyongyang para que firmara el Tratado de No Proliferación Nuclear a cambio de la construcción de una planta nuclear y el suministro de un reactor de investigación de cinco megavatios de potencia. En 1993, la OIEA llamó a realizar una "inspección extraordinaria" de las instalaciones nucleares norcoreanas. Pyongyang no permitió la entrada de los especialistas del ente en su territorio y anunció su salida del Tratado de No Proliferación.


Punto de inflexión
En 1994, el presidente estadounidense Bill Clinton, junto con el ministro de Defensa, William Perry, estudiaron la posibilidad de atacar a Corea del Norte. Tras analizar las posibles pérdidas para Corea del Sur y el Ejército de EEUU, así como los gastos de una acción militar, la solución bélica fue descartada en favor de las negociaciones. En octubre del mismo año, las partes lograron firmar un 'Acuerdo general', según el cual la parte norcoreana debía cesar el desarrollo de su industria nuclear, acabar con la creación de plutonio y desmantelar sus instalaciones nucleares. EEUU, por su parte, se comprometió a suministrar al país fueloil —un tipo de combustible usado en las centrales eléctricas—, y, lo más importante, construir en Corea del Norte dos modernos reactores de 1.000 megavatios de potencia, incapaces de elaborar plutonio militar. 
Pero estos planes no estaban destinados al éxito. Cambio a peor La llegada a la Presidencia de EEUU, en 2001, de George W. Bush supuso un empeoramiento de las relaciones bilaterales. Los reactores estadounidenses nunca fueron construidos y EEUU presentó nuevas demandas contra Corea del Norte. Bush tachó la nación peninsular de "Estado canalla" —Rogue State, en inglés— por supuestamente continuar con el enriquecimiento de uranio. Los suministros de fueloil fueron congelados. Como respuesta, la parte norcoreana reinició oficialmente su programa nuclear. Para mediados de la década de los 2000, el país ermitaño se encaminó por completo hacia la creación de sus propias armas nucleares. Como justificación de esta medida, los representantes norcoreanos alegaron la necesidad de la creación de herramientas de disuasión nuclear en un contexto en el que, según ellos, EEUU quería destruir su país y realizar ataques nucleares preventivos.


10 años sin progresos

El 'statu quo' casi no ha cambiado durante la última década. Corea del Norte continúa desarrollando sus armas, incluidos los sistemas de misiles con capacidad nuclear, y siempre justifica estas acciones por la necesidad de "protegerse".

EEUU y sus aliados en la región a menudo justifican su fuerte presencia militar en la zona y el despliegue de nuevos sistemas antimisiles en el carácter impredecible de los líderes del país y 'la amenaza norcoreana', generando así descontento entre los adversarios de EEUU en la región: Rusia y China. Mientras Washington y Seúl no descartan —de nuevo— una acción militar contra Pyongyang, Pekín y Moscú, así como otros actores internacionales y regionales, instan a todas las partes del conflicto a que se abstengan de llevar a cabo acciones precipitadas y piden que se avance hacia la distensión en la península de Corea. (Jesús.R.G.)

Puedes seguir todas mis noticias a traves de ms paginas Twitter y Facebook                              

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL APARTADO DE COMENTARIOS DE ESTE BLOG ESTÁ MODERADO. NO TE IMPACIENTES SI VES QUE TU COMENTARIO NO APARECE INMEDIATAMENTE, LO HARE EN CUANTO LO VEA. SI ERES RESPETUOSO LO VERÁS PUBLICADO. SALUDOS Y GRACIAS POR COMENTAR.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...